Creta
Puerto de Rethymno, Creta
Foto cortesía de Wolfgang Staudt - Flickr.com

Allá donde los dioses del Olimpo osaron desafiar a los mortales, la mayor isla griega del Egeo (de más de 8.000 kilómetros cuadrados) y quinta del Mediterráneo emerge de la inmensidad del mar para ofrecer a quien la visita, los restos de la civilización europea más antigua de la historia, la minoica, que ya surge en el año 3.000 antes de Cristo, contemporánea a la egipcia y mesopotámica.

Con capital en Heraklion, la isla está dividida administrativamente en cuatro prefecturas: junto a la anterior coexisten Chania, Rethimno y Lasithi. Los amantes de la historia y los restos arqueológicos encuentran en este lugar los vestigios que aún perduran del magnífico Palacio de Cnosos y sus frescos.

Situadas a apenas seis kilómetros al sur de Heraklion, las ruinas conservan pinturas murales, baños, columnas y la popular Villa de Ariadna. De aquí surgió el conocido mito heleno del Minotauro, nieto del dios Zeus e hijo del rey Minos que fue encerrado en el laberinto por su deforme aspecto y luego asesinado por Teseo. Asimismo, resulta recomendable la visita a otros yacimientos también minoicos como los de Festos, Malia y Hagia Triada.

Creta no sólo rezuma historia, la isla también cuenta con unas playas de excepción de arena dorada y aguas cristalinas, sobre todo en la parte norte. No en vano, cada año es visitada por una media de dos millones de turistas atraídos por la bonanza de su clima o la tranquilidad que permite la estancia vacacional.

La parte antigua de Heraklion conserva numerosas fortificaciones, plazas, calles anchas y empedradas, con edificios de altura no mayores a tres plantas y cuyos balcones otean, ingrávidos, al mar. Como visitas más destacadas, el turista no debe perderse la iglesia de Agía Ekaterini, el Museo Arqueológico con piezas y frescos de la cultura minoica, la Catedral de San Menas (s. XIX) o el Museo Histórico, con obras de El Greco.

Más al este se localiza la prefectura de Lassithi, región cretense que cuenta con el clima más suave de toda la isla, así como con tranquilas playas de aguas azules y un peculiar paisaje de frondosa vegetación repleto de 5.000 molinos de viento. El principal pueblo de esta región es Agios Nikolaos (San Nicolás), que sito en el Golfo de Mirabelo junto al lago Almini, se formó tras el hundimiento de un volcán. Sus aguas llegan a comunicarse con el mar. En Chania, aparte de sus bondadosas y calmadas playas, lo más destacado para el turista pasa por visitar su museo arqueológico, emplazado sobre los restos de una antigua iglesia veneciana.

Puntaje: 
Sin votos aún