turismo cinematografico
Chernobyl - HBO

La tendencia de visitar ciudades o localidades, incentivados por un programa de televisión, específicamente una serie, se llama turismo seriéfilo o cinematográfico. Los televidentes logran conectar con la serie de un modo tal, que se sienten atraídos por sus locaciones. Muchos de estos destinos vieron incrementos significativos en el número de turistas recibidos en comparación con años anteriores.

Hoy en día, son lugares muy concurridos y el turismo se ha adaptado a los nuevos visitantes que van gracias a los programas de televisión.

1 Chernobyl – Ucrania

La famosa miniserie de HBO es el caso más relevante que haya desatado una oleada de turistas a la zona donde se supone fue filmada. La verdad es que aunque la locación fue en Vilnius, Lituania, la serie se desarrolla en Prípiat, Ucrania, en la época de la URSS.

Desde que comenzó a transmitirse la serie, la cantidad de turistas interesados en conocer la Central Nuclear Vladímir Ilich Lenin y la mencionada ciudad, creció hasta en un 40% según Reuters y encuestas a empresas turísticas de la zona como SoloEast.

Algunas empresas han entrenado guías especiales que acompañan el recorrido por todas las instalaciones que son seguras de conocer. Un guía grupal puede cobrar hasta 100 dólares por persona.

2 Game of Thrones y la búsqueda del trono

Antes del lanzamiento de la última temporada de Game of Thrones, HBO dio inicio a una búsqueda mundial a la que denominó “Desafío por el trono”; los fanáticos tenían que ubicar seis tronos que fueron repartidos por todo el mundo, el primero en encontrarlos se llevaría una corona como premio.

Los países escogidos para ubicar las estructuras de hierro fueron España, Canadá, Brasil, Reino Unido, Suecia y Estados Unidos. El descubrimiento progresivo de cada trono hizo que muchos visitantes viajaran hasta las localizaciones y se tomaran fotos con este icónico objeto.

3 Westworld – Utah

Una serie de ciencia ficción que se desarrolla en un parque futurista en el que los visitantes pueden interactuar con seres robóticos de apariencia natural. La filmación de exteriores se llevó a cabo en Castle Valley y Fisher Valley, Utah. Los paisajes rocosos y desérticos se adaptaron a la estética de cada capítulo y del parque del lejano oeste en el cual se desarrolla toda la historia.

Los turistas visitan la ciudad de Moab, los parques Canyonlands y los Arcos para, finalmente, dar un recorrido por locaciones de la serie como Dead Horse.

4 Breaking Bad – Albuquerque

Uno de los primeros éxitos de la pantalla chica que marcó pauta para las series que estaban por venir. La historia cuenta la tragedia de un profesor de química al enterarse que padece de cáncer, su forma de afrontarlo fue elaborando una nueva droga de color azul con la cual se convirtió en un capo de la zona.

Albuquerque, Nuevo México, fue el lugar perfecto para colocar a esta familia de clase media baja y ambientar toda su tragedia. El éxito de la serie hizo que muchos visitantes se aproximaran a la tienda The Candy Lady, donde más de 100 personas piden cada día los “dulces de Breaking Bad” que no es más que azúcar y colorante simulando la metanfetamina que vendía el protagonista.

5 Terror de Australia

No todo son series ni anécdotas positivas, también hay destinos que se han quedado con la desdichada fama que han reflejado algunas producciones cinematográficas. En Australia se rodaron algunas películas de terror en las que se ponía en riesgo la seguridad de los turistas, como es el caso de Wolf Creek (2005).

La historia se basa en los hechos reales de criminales australianos que azotaron al continente y a sus visitantes extranjeros. Producto de una oleada de films de la misma temática, los turistas prefirieron cambiar de destino y así evitar los riesgos que veían en las producciones de ficción.