Petra
Petra - ciudad de piedra

Algunos de los nombres por los que se conoce a la ciudad de Petra son “ciudad de piedra roja”, “encrucijada en el desierto” o “joya rosa de Jordania”, se ubica a 250 kilómetros de Amman, la capital de Jordania, en pleno Valle de la Aravá –extendiéndose desde el Mar Muerto hasta el Golfo de Agaba-.

Petra en griego significa piedra, y es considerada por muchos como la octava maravilla del mundo, pues impresiona el hecho de estar completamente erigida sobre piedra. La historia de esta ciudad comienza en el siglo VII a. C. con los edomitas, quienes son sus fundadores. En el siglo VI A.C., un pueblo conocido como los nabateos la ocupa y la hace prosperar -valiéndose del comercio de especias e incienso-. Con el paso del tiempo, el cambio de rutas comerciales y los terremotos sufridos llevaron a sus habitantes a tomar la decisión de abandonar la ciudad, momento a partir del cual cayó en el olvido para el mundo moderno, hasta que en 1812, el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt la redescubrió para el mundo occidental.

Petra

Edificios más célebres

Es un viaje muy recomendado para todos los que estén interesados en profundizar el conocimiento del mundo antiguo. Se encontrarán vestigios de diferentes pueblos, como el griego, romano y occidente.

Monumentos que no se deben dejar de visitar en Petra

  • Siq
  • Es un largo y estrecho cañón por el que se efectúa la entrada a Petra. El avance por el Siq suele resultar cansino y pesado, pero al término de éste se encuentra con el Tesoro.

  • El Tesoro del faraón (La Tesorería)
  • Es el edificio más emblemático de Petra. Debe su nombre a la creencia que hace referencia a que en su interior existían tesoros de reyes y faraones. En su afán por hacerse con el botín, numerosas personas dispararon sobre él, consiguiendo únicamente el deterioro estético del monumento.

    La Tesorería sirvió de escenario para la filmación de la película Indiana Jones y la última Cruzada.

  • Calle de las Fachadas
  • Se trata de cuarenta tumbas construidas por los nabateos en los farallones rocosos, las que cuentan con cierta reminiscencia asiria. El acceso a esta atracción es fácil.

  • El Teatro
  • Los nabateos lo construyeron y los romanos, tras la conquista de la ciudad en el 106 A.C., lo ampliaron para darle un aforo de 7000 personas. Todavía siguen realizando alguna representación.

  • Las Tumbas Reales
  • Son unos inmensos enterramientos colectivos, los más grandes de Petra.
    Se destaca la Tumba de la Urna, donde descansan los restos del rey nabateo Maluchos II; las tumbas de La Seda -interesante por sus coloraciones-; la Corintia, en la actualidad, muy deteriorada, y la tumba monumental del Palacio, con una inmensa fachada.

  • Djin blocas
  • Monumentos de forma cuadrada y de función misteriosa. Podríamos estar ante una tipología de tumbas inusual, aunque también podrían ser construcciones en honor a algún dios.

    Petra

  • El Templo de los leones alados
  • El Monasterio o Templo es el monumento más grande de Petra. Fue excavado en piedra en el año 100 A.C. y sirvió de iglesia en la época bizantina. Cuenta con 800 escalones previos a su entrada, por lo que algunos visitantes prefieren subir a lomos de algún animal, que los jordanos se muestran prestos a alquilar.

  • Tumba de los obeliscos de Petra
  • Está coronada por cuatro obeliscos. En la parte inferior, nos encontramos con tres habitaciones que, se entiende, estaban destinadas a la organización de banquetes funerarios en honor a los muertos.

  • El decumanus de Petra
  • Es la vía pavimentada romana. Se construyó en el año 106 y está en pleno centro de la ciudad. En torno a ella encontramos restos de numerosos monumentos: baños nabateos, puerta de Témenos, mercados, entre otras cosas.

  • Qasr al Bint
  • Es la única edificación nabatea no excavada en piedra. Probablemente se trata de un lugar de culto.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Promedio: 3 (5 votes)