Río de Janeiro
Río de Janeiro

Río de Janeiro es famoso por muchas cosas, sin embargo, una de las que más se conoce en todo el mundo es el gran “Carnaval” que se lleva a cabo cada año, el que por lo demás se considera el más grande del mundo. Aunque esta ciudad es diversa y cosmopolita, la complejidad de su conformación se deja ver con facilidad al llegar, pues hay raíces católicas sumamente arraigadas, celebraciones animadas, música vibrante con influencia claramente africana y sensualidad en cada rincón donde se va.

La inmensa población de Río de Janeiro se complementa con las hermosas playas que se encuentran en el lugar, un océano color zafiro y montañas cubiertas de selva, algo bien atípico dentro de los destinos turísticos que comúnmente se nos puede ocurrir visitar. Con tanta maravilla en esta ciudad, es sencillo entender porque los locales dicen tanto “Deus” durante el día (Dios en español), ya que el paisaje es simplemente glorioso.

Por qué visitar Río de Janeiro

La cara oculta del hermoso Brasil es sin duda la corrupción política de la que muchos han hablado desde siempre, falta de infraestructura en algunas partes de la ciudad y las llamadas “favelas” donde se puede encontrar un verdadero “caldo de cultivo” de criminalidad y donde ciertamente no conviene ir. Sin perjuicio de que parte de lo recién dicho es cierto, no hay razón para dejar de visitar este hermoso lugar pues en la vida diaria no se ve.

Si uno se mantiene en los lugares señalados como “seguros” no hay ningún problema o peligro que enfrentar, y eso es el mismo hábito que muchos turistas tienen que enfrentar incluso cuando van al viejo continente, por lo que no estamos hablando de nada del otro mundo.

Como recomendación se puede decir que dos de los mejores barrios de Brasil son Ipanema y Copacabana, ambos inspiradores del gran Frank Sinatra y Barry Manilow para su extraordinaria música. Aquí podemos encontrarnos con muchos cafés en las calles al más puro estilo europeo, mujeres hermosas y de ropa ligera, además de existir un gusto particular por la moda.

Si se viaja a Brasil se debe tener claro en realizar todas las excentricidades que se tengan en mente, pues la naturaleza salvaje de este país se presta para ello. Asimismo es recomendable para aquellos que disfruten mucho de la playa y gusten de los deportes playeros como el fútbol playa y el voleibol.

Puntaje: 
Sin votos aún