George Pullman y el bus cama

George Mortimer Pullman nació en Estados Unidos en 1831 e hizo historia en el sector turismo por ser el hombre que convirtió en negocio los “Buses cama”, que por aquel tiempo era un vagón de ferrocarril que permitía a los pasajeros descansar en un tipo de cama para poder hacer los viajes, los nocturnos, sobre todo, más confortables.

Fue un visionario sin duda alguna y en este artículo te presentamos algunos datos de su vida y su trabajo que contribuyó al crecimiento del turismo.

Primeros años

Cuando Pullman terminó la escuela, se fue a vivir solo a Chicago, encontrando un trabajo como carpintero en la elaboración de ataúdes. Ello le permitió organizar sus ideas para su posterior emprendimiento.

Fue en 1857 cuando diseña el “vagón cama”, al notar que los pasajeros del ferrocarril se hallaban incómodos en los vagones tradicionales. Entonces se le ocurrió diseñar vagones equipados con literas y decoraciones lujosas para poder atraer a personas importantes a esos viajes.

En 1858 tuvo la oportunidad de plasmar su idea gracias a que le encargan la remodelación de los vagones de un tren y en 1863 se hace socio de Hannibal Kimball como agente minero. Este trabajo no tenía mucha relación con sus proyectos personales, pero lo ayudó a generar grandes riquezas que más tarde le servirían para concretar el “vagón palacio”, pensado para la clase media.

Los mejores tiempos

El propio presidente Abraham Lincoln utilizó uno de los vagones diseñados por Pullman, el cual recibió el nombre de “Pionner”, el que también se convertiría a la larga en el vagón fúnebre del mandatario, tras su asesinato en 1865, llevándolo desde Washington DC hasta Springfield. Este acontecimiento trágico realzó la fama de los vagones de Pullman.

En 1867 presenta “President”, un “vagón hotel” que incluía todos los servicios necesarios para pasar la noche en él. Este nuevo vagón que incluía dormitorios y cocina fue lanzado a través de su nueva empresa “Pullman Palace Car Company”, convirtiéndose así en el primer empleador de afroamericanos en la época posterior a la guerra civil estadounidense.

En 1868 lanza el “vagón restaurante” llamado “Delmonico” donde podían atenderse hasta 48 comensales.

La villa Pullman

Para 1872, la empresa de Pullman ya había construido 500 vagones de lujo con las distintas funciones que la empresa ofrecía. Esta bonanza económica le permitió fundar en 1880, una comunidad solo para sus trabajadores. En esta villa, localizada en Chicago, residían exclusivamente los colaboradores de “Pullman Palace Car Company”

Pero no todo fue felicidad, pues años más tarde, la tranquilidad de la villa fue remecida por una fuerte huelga debido a la disminución de los salarios mientras el precio de alquiler de las casas se mantenía igual. Se prohibieron también los discursos públicos, el acceso a periódicos independientes y no existían lugares de esparcimiento, como bares, para evitar los disturbios y mantener el ambiente tranquilo y feliz de la comunidad.

En 1887 construye el “Ulysses”, un nuevo “Vagón vestíbulo” el cual consistía en un pasadizo entre vagones para poder conectarlos mediante sistemas que se utilizan hoy en día para conectar trenes y metros. En 1891, Pullman se dedicó de lleno a la producción de tranvías.

Para cuando George Pullman fallece en 1897, su empresa había logrado producir hasta 2500 vagones de lujo y transportado más de cinco millones de pasajeros.