Celebraciones del día de los muertos

Es sabido que México es, tal vez, el país donde con más devoción se celebra el Día de los Muertos porque en dicho país las conmemoraciones están envueltas en cierto halo de rituales y rezos en memoria de los seres queridos que partieron.

Pero México no es el único país donde ello ocurre, alrededor del mundo existen muchas expresiones que están relacionadas con la religión y son resultado de un encuentro cultural antiguo que continúa evolucionando con las nuevas generaciones.

En los países de América Latina las semejanzas son grandes debido al proceso de evangelización y conquista, pues las fiestas indígenas fueron transformadas y apropiadas por la religión católica, pero, aun así, la mística prehispánica permanece en las costumbres, ritos y sentimientos de una sociedad que cada año realiza diversos actos para honrar a sus difuntos.

Estos son otros países en donde, según su propia cultura celebran el Día de los Muertos con el respeto que merece tal fecha:

1Guatemala

En noviembre, los guatemaltecos celebran el regreso de sus muertos, las familias visitan las tumbas de sus seres queridos, realizan banquetes con el platillo tradicional de la fecha: el fiambre; y rezan por el bienestar de las almas. Ellos tienen una leyenda que cuenta que algunas ánimas malignas molestaban a los espíritus buenos que descansaban en el camposanto; los espíritus vagaban miedosos y se lamentaban por las calles de Santiago Sacatepéquez asustando a toda la población. Los habitantes tuvieron que pedir ayuda a los brujos, quienes les indicaron que las ánimas malignas solo se irían si se les asustaba con el sonido del viento pegando en el papel, por este motivo, en la actualidad, toda la población vuela cometas de diferentes tamaños y colores durante el día y la noche hasta que el alma de sus seres queridos vuelva a descansar.

2Ecuador

Durante el Día de los Difuntos se prepara una bebida tradicional: la colada morada, un brebaje que mezcla ingredientes como la piña, el durazno, las fresas, moras, naranjas, clavo de olor, canela, maicena y maíz negro. Esta bebida se consume acompañada de un pan dulce en forma de bebé, conocido como el “guagua de pan”; en algunas zonas este pan también se elabora con formas de animales. Existen de distintos tamaños y están decorados con diversos colores y rellenos de dulce de guayaba, higo, chocolate o crema pastelera.

3India

En este país existe una celebración denominada Pitru Paksha en la que se conmemora a las almas de los antepasados. La fecha cambia de acuerdo al calendario religioso, pero se festeja siempre entre agosto y setiembre. Tiene una duración de 15 días aproximadamente. Durante las celebraciones se realizan diversos rituales y ceremonias, como dibujar pies en el suelo del hogar con harina de trigo. Al inicio de la festividad se dibujan los pies como si entraran en la casa, y al finalizar, como si salieran de ella. Por estos días, es común hacer obras de caridad, alimentar a los animales de la calle, ofrecer agua y comida a los muertos y colocar lámparas de arcilla en los ríos y lagos para proporcionar luz a los ancestros.

4Japón

Desde hace 500 años se celebra el Obon, una celebración religiosa en la cual durante tres días se recuerdan las almas de los fallecidos. Estas fiestas incluyen danzas y desfiles; son días en los que la comunidad se une y convive con actividades al aire libre, las que se dividen en tres partes:

  • Tōrō nagashi: se lanzan farolillos de papel a un río para guiar a los espíritus hacia el otro mundo.
  • Bon Odori: las personas se unen a cantar, bailar y comer.
  • Gozan no Okuribi: los difuntos regresan al otro mundo.

5Perú

Según la tradición, el 1 de noviembre las almas de los difuntos visitan la tierra de los vivos. Las familias peruanas celebran estos días de varias formas: algunas visitan las tumbas de los cementerios adornándolos con alimentos y coronas de flores, otras montan altares en sus casas y rezan. Se hornean panes conocidos como “tantawawas”, los que tienen figuras de muñecos o bebés, además de caras o máscaras que representan las almas de los muertos. En las ciudades se suelen celebrar misas y reunirse con la familia para recordar a los seres que ya no los acompañan.