Catedral de Lima - Peru

Lima, ciudad capital de Perú, ejerce gran atracción por sus amplios espacios públicos de enorme belleza. Los mismos están compuestos por casonas virreinales, balcones de antaño, monumentos antiguos, parques, teatros y museos, que se encuentran a cada paso cuando recorremos el Centro Histórico. A ello, se suma la diversidad gastronómica y cultural que nos ofrece, todo lo cual la convierte en uno de los destinos preferidos de quienes deseen visitar el país.

La Catedral de Lima, ubicada frente a la Plaza Mayor, es la iglesia mayor de la ciudad y del país. Es una imponente edificación que en su interior alberga siglos de arte y piezas de gran valor, entre las que destacan: esculturas, pinturas, hermosos altares y retablos tallados en madera, así como un exquisito decorado interior.

Desde que el conquistador español Francisco Pizarro, también fundador de la ciudad de Lima, pusiera la primera piedra en 1535, ha pasado por notables cambios y ampliaciones, hasta ser lo que hoy es, una iglesia de grandes dimensiones y con una riqueza arquitectónica impresionante.

Origen de la Catedral de Lima

En 1564, el Arzobispo Jerónimo de Loayza vio conveniente que Lima, la capital del extenso virreinato del Perú y la más importante de América del Sur, tuviera una catedral que nada le envidiara a la más grande y hermosa de ese entonces, la Catedral de Sevilla. Fue entonces, que se comenzaron los preparativos para llevar a cabo tan importante labor, la que se extendió a lo largo de varias décadas. El arquitecto español Francisco Becerra, quien había realizado los planos de varias edificaciones en México, Quito (Ecuador) y Cuzco (Perú), fue el encargado de ejecutar la magnífica obra. Para ello, retomó la idea inicial de emular a las catedrales de Sevilla y Jaén (Andalucía, España). Diseñó una iglesia de estilo renacentista de amplio ambiente, con tres grandes naves y dos capillas laterales. En 1598, el segundo arzobispo de Lima, Santo Toribio de Mogrovejo, inauguró la iglesia catedral, cuya estructura del siglo XVI ha permanecido inalterada hasta hoy.

Distribución de la Catedral de Lima

Sin embargo, algunos de los movimientos sísmicos ocurridos, causaron daño en el sagrado y fueron necesarias diversas reconstrucciones. En 1898, se reinauguró con el aspecto actual, quedando distribuida en cinco naves longitudinales y nueve transversales.

La portada externa de la parte central de la catedral es de estilo renacentista, en ella se aprecian los hermosos capiteles corintios de sus columnas. En las hornacinas destacan esculturas de los apóstoles que flanquean a una gran escultura de Jesucristo ubicada en el centro, en cuya parte superior se encuentra el escudo del Perú. Además se observan medallones, cabezas, ángeles y otros adornos platerescos.

Detalles de su interior

Los siete ingresos existentes, manifiestan la jerarquía del sagrado recinto, puesto que es la única iglesia en el país, que posee tal cantidad de puertas. La principal, llamada del Perdón, obra del alarife Juan Martínez de Arrona, inaugura en 1628 el barroco en Lima, es la primera propuesta de portada-retablo en el Perú. Dicho modelo, con re-elaboraciones diversas, fue tomado como muestra para construir otras edificaciones religiosas en distintas ciudades del interior del país como parte del proceso evangelizador.

El dato curioso de la historia del nombre de la Puerta del Perdón, es que durante los tiempos de la Santa Inquisición en Lima, el condenado a muerte (cuya ejecución se realizaba en la Plaza de Armas) que lograba escapar del verdugo y cruzar este umbral, era perdonado.

Las dos portadas gemelas de San Cristóbal y Santa Apolonia en el muro testero o parte posterior del templo (Calle Santa Apolonia), expresan el barroco limeño de la primera mitad del siglo XVIII y son ya de trazo no-retablo.

Realmente sorprendente es la sillería del coro, labrado en el siglo XVII, considerada la mejor de las iglesias de América del Sur, en cuyos respaldos se pueden apreciar figuras primorosamente talladas de santos, vírgenes y Papas.

El retablo mayor es de estilo neoclásico, cuya advocación recae en la Inmaculada. Entre las múltiples capillas de la Catedral de Lima, destaca la de Santo Toribio de Mogrovejo, ya que se puede apreciar un gran retablo de caoba negra, fiel al estilo de los retablos limeños de la primera mitad del siglo XVIII.

El altar mayor es de sublime belleza, cuya combinación de oro y plata a juego con adornos de los mismos materiales como diademas, guirnaldas de rosas y briscados, captan inmediatamente la atención de los visitantes.

El sacerdote, arquitecto y escultor español, Matías Maestro, recibió el encargo de diseñar las torres de la catedral, inclinándose por el estilo barroco. En 1805 diseñó y construyó el Retablo Mayor, cuyo resultado fue de gran maestría. Asimismo, fueron obra suya, las estatuas de San Juan Evangelista, San Pedro, San Pablo y Santiago el Mayor, pero esta vez inclinándose por un estilo más moderno, con ello renovó los antiguos altares barrocos dando paso a altares de estilo neoclásico.

Un hermoso detalle a apreciar en el interior, se encuentra en las amplias bóvedas del techo que muestra nervaduras góticas y representa las estrellas del cielo.

En una de las capillas, en la nave derecha, empezando desde la entrada, se puede ver un mural de azulejos y mosaicos alusivos a la conquista del Perú. En una urna se conservan los restos de Francisco Pizarro, fundador de Lima.

Información importante

La entrada a la Catedral de Lima es libre en el siguiente horario:

  • De lunes a sábado, 9.00 a.m. a 5.00 pm.
  • El domingo, se realiza misa a las 11.00 a.m.

Fuentes:
(1)http://ec.aciprensa.com/wiki/Catedral_de_Lima
(2)https://arzobispadodelima.org

Puntaje: 
Sin votos aún