Castillo de Chapultepec
Castillo de Chapultepec

Quien decida recorrer la Ciudad de México, capital mexicana, podrá advertir que está ante una de las metrópolis más intensas del continente americano. Se trata de una de las más pobladas del mundo (la novena) y la segunda de Latinoamérica (después el São Paulo, Brasil). Por ende, como en toda capital mundial, hay millares de propuestas, que abarcan los gustos de todos: para los que disfrutan de conocer la historia del lugar, quienes buscan diversión o quienes simplemente desean adentrarse en una cultura distinta. Para ello, no hay como tener en alerta los cinco sentidos y dejarse llevar por el ímpetu del lugar.

Con respecto a cuándo es ideal visitar esta capital, se debe aclarar que, como en todo el país, el clima es excelente, mayormente templado durante todo el año. Sin embargo, es durante los meses de junio, julio y hasta mediados de diciembre cuando más turismo internacional hay. Así que, dependiendo del gusto personal, ya sea por la multitud o bien por la tranquilidad, aquí tienen un dato a tener en cuenta. Una vez en la ciudad, lo importante es recorrer los lugares más llamativos de la misma.

En principio, se distingue el centro histórico, el cual es uno de los sitios más vivaces de la ciudad, ya que en él hay una gran actividad económica y turística. La más destacada, que se halla en pleno corazón de esta zona, es la Plaza de la Constitución, más conocida como el Zócalo.

Se trata de la plaza principal de la ciudad –considerada el centro de la identidad nacional– y de una de las más grandes del mundo. Está rodeada por la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional (sede del Poder Ejecutivo Federal) y el edificio del Gobierno del Distrito Federal (sede del Poder Ejecutivo).

Desde el Zócalo se puede ir hacia la segunda plaza más importante, Santo Domingo; en ella se encuentra el edificio que fue sede de la Inquisición. También desde aquí se puede llegar, a través de diferentes calles, hacia la Alameda, donde se encuentran numerosos museos, edificios de gran valor histórico y arquitectónico, además de opciones para el ocio (teatros, cines, restaurantes, bares…).

En cuanto a parques, el más grande es el de Chapultepec; se trata de un enorme bosque (tiene una parte natural y otra artificial), en donde hay un bello entorno natural, plagado de lagos, un jardín botánico y un zoológico, pero también centros culturales, museos, restaurantes, cafeterías, parque de diversiones, etc. Es así que por sus diversas opciones, cerca de cuatro millones de personas la visitan cada mes.

Pero Ciudad de México tiene más lugares de interés. Dividido en 16 delegaciones, algunas de ellas se destacan por su esencia rural, que conservan tradiciones mexicanas, como Xochimilco. Se trata de uno de los lugares de mayor afluencia turística, tanto nacional como internacional. Tiene como principales atractivos los canales, los cuales se recorren en embarcaciones llamadas trajineras.

Para quienes gustan de probar nuevos sabores, nada mejor que degustar la comida típica que se vende en los alrededores. Por otro lado, se encuentra en esta localidad, el parque ecológico Xochimilco, que es Patrimonio de la Humanidad.

Asimismo, el lugar toma un color especial por la cantidad de plantas y flores que abundan, sobre todo en el mercado situado al lado del bosque de Nativitas. En este espacio verde, además, se puede disfrutar de un día al aire libre en familia o con amigos. Para los religiosos, vale la pena conocer la Parroquia de San Bernardino de Siena (construida, en el siglo XVI, por los misioneros franciscanos; aunque el edificio actual se estableció en el año 1590).

Otro sitio de fuerte origen rural es Tlahuac, en donde se encuentra el pueblo de San Andrés Míxquic, el cual se conoce a nivel mundial por el festejo del Día de Muertos; festividad que atrae a millones de turistas de todo el mundo. Un sitio para recorrer con los ojos bien abiertos. En esta fecha se colman los hoteles en México.

Puntaje: 
Sin votos aún