Cosmopolita y con una cocina exquisita, Tailandia conserva su esplenderoso pasado con templos de sinuosas formas dedicados a Budas de tamaño colosal con rascacielos vanguardistas. Disfrutar del lujo asiático y de sus famosos masajes es posible, no sólo en la capital, Bangkok, sino en regiones como Lang Beach o Chiang Mai en sus miles de hoteles y spas.

Wat Pho, el templo más antiguo de Tailandia
Wat Pho, Tailandia
Foto cortesía de Allie_Caulfield - flickr.com

A Tailandia se la conoce como el país de las sonrisas, porque la hospitalidad de sus lugareños es más que un recurso turístico, forma parte de su identidad cultural. En este lugar del sureste asiático se concentran mar, montaña, colinas, valles y ríos porque aspiró a convertirse en un paraíso terrenal. Casi lo ha conseguido.

Tailandia cuenta con una de las mejores y mayores ofertas de hoteles y spas de alta gama de todo el planeta. También tiene una de las gastronomías más exquisitas. A la calidad de sus servicios y la belleza de sus paisajes se une su historia. ¿No son éstas suficientes razones para disfrutar del lujo asiático?

Turismo en Tailandia

Antes de emprender su viaje rumbo a la capital del país, Bangkok, por vez primera, el viajero debe tener en cuenta varios aspectos y normas de comportamiento con el fin de optimizar su estancia. Los tailandeses son un pueblo cordial, lo que garantiza una alojamiento agradable. Pero una vez allí se debe mostrar deferencia al rey del país y respeto a todos sus símbolos, así como a Buda. También la cabeza es sagrada: Se trata de la parte más noble del cuerpo, sede del alma y el espíritu. Mientras, los pies son la parte más humilde. Es de mala educación tocar la cabeza de una persona y un gesto descortés apuntar con los pies a cualquiera. Entre las costumbres consideradas de mala educación también está la práctica del top-less. Los tailandeses suelen bañarse en público vestidos.

El saludo se realiza con el gesto del wai, uniendo las manos junto al tórax, con los dedos rozando el mentón. Los tailandeses muestran su afecto en público con mayor facilidad entre el mismo sexo que entre hombre y mujer. Eso en cuanto a costumbres. Para entrar en el país el viajero necesita el pasaporte con seis meses de validez para estancias menores de 30 días.

Una vez aterrizado, una de las mejores manera de moverse por Bangkok es hacerlo en el túk-túk (carro tirado por bicicleta), el scooter de tres ruedas, en mototaxi y en autobús. No es muy aconsejable viajar en coche porque el tráfico es caótico.

Bangkok, la capital de Tailandia

La metrópoli de Bangkok, de más de seis millones de habitantes, crece a toda velocidad y se plaga de rascacielos, aunque respeta su glorioso pasado en forma de templos dedicados a Buda y de recomendable visita: el Palacio Real, el Wat Pho (con el famoso Buda tumbado de 46 metros de longitud y 15 de altura) o el Wat Traimit (con un descomunal Buda de cinco toneladas). También merece la pena acercarse hasta el National Museum y contemplar sus obras de arte o pasar una jornada en el Suam Lum Night Bazaar: puestos y música en directo cenando al modo más tradicional, escogiendo entre decenas de puestos.

Budha reclinado en el templo de Wat Pho

Budha reclinado en el templo de Wat Pho
Foto cortesía de audrey_sel

Una escapada aparte merecen varios destinos dentro del país: las playas secretas de Koh Phi Phi, de excelsa belleza y buceo entre corales. Aquí se rodó la película La playa con Leonardo DiCaprio. También Ayutthaya, parque histórico protegido por la Unesco con magníficos templos y monumentos, o Lang Beach, donde se puede admirar la curiosa estampa de las campesinas que venden frutas y verduras sobre canoas. Asimismo, se puede optar por visitar el archipiélago de Koh Samui, Chiang Mai y pasear en elefante, o las islas de Phang-Nga.

Playas secretas de Koh Phi Phi

Playas secretas de Koh Phi Phi
Foto cortesía de Robert Nyman

Tailandia ofrece diferentes alternativas de vacaciones y es un país asequible, con buenas infraestructuras turísticas. La mayoría de hoteles permite la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito.

No puede marcharse uno del establecimiento sin disfrutar del auténtico masaje tailandés, con presiones y estiramientos que dejan el cuerpo muy relajado. Si suma estos complementos el huésped deberá rascarse el bolsillo, aunque en cualquier rincón de Tailandia es posible dormir por no muchos dólares. Existen muy buenos hoteles a precios asequibles. Por ejemplo, en el The Legend Chiang Rai Boutique River Resort & Spa se puede descansar desde poco más de 100 dólares la noche. Mejor reservar la estancia online.

Agregar comentario