lugo
Lugo
Foto cortesía de P. Medina - Flickr.com

Tierra de leyendas y meigas, Galicia se erige como un mágico destino que recibe galante al visitante que busca perderse un fin de semana o se deja llevar quizás para siempre. Verdes paisajes, paradisiacas playas, acantilados agrestes, monumentales cascos históricos, iglesias, catedrales, hermosas villas, pueblos marineros, sinuosas rías, bellas islas y una excelsa gastronomía en la que predomina el marisco y los vinos blancos. Todo ello y más se puede encontrar en esta comunidad autónoma española formada por cuatro provincias: La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra, de casi tres millones de habitantes en total. Esta es, sin duda, la mejor guía de Galicia.

La antigua Gallaecia romana posee grandes tesoros artísticos de los que poder disfrutar en cada rincón. Desde la Edad Media, Santiago de Compostela ejerció de capital de la Cristiandad y recibió influencias culturales diversas. El románico presenta en esta comunidad autónoma muestras espectaculares, como el Pórtico de la Gloria, o el barroco, con la espléndida fachada del Obradoiro. Junto a Roma y Jerusalén, Santiago es la triada del cristianismo. En su catedral concluye el célebre Camino de Santiago que lleva a miles de peregrinos cada año a emprender una aventura purificadora del alma y espíritu. Otros elementos singulares del patrimonio cultural local son los señoriales pazos, los humildes hórreos o los cruceiros que señalan plazas y caminos.

Con sus 30.000 kilómetros cuadrados, Galicia ocupa la esquina noroeste de la Península Ibérica y constituye una región de gran personalidad natural. Bajo el dominio de un clima oceánico, suave y lluvioso, el solar gallego presenta los suelos graníticos más antiguos de la territorio patrio. Uno de los parajes más espectaculares de la zona es el cabo de Finisterre y su Costa da Morte, la antigua Finis Terrae llamada así por los romanos: el extremo más occidental del continente europeo y polo de atracción de antiguos naufragios. También de origen romano es la Torre de Hércules, situada en La Coruña, el faro más antiguo del mundo que sigue todavía en pie. En el archipiélago de las Islas Cíes, diseminado junto a la ciudad de Vigo, se ubica el que es considerado por muchos como el mejor litoral de todo el mundo: la playa de Rodas.

La costa gallega se caracteriza por la presencia de sus conocidas rías. Son brazos de mar que se introducen en las tierras para conformar un litoral recortado, de peculiares formas. Las más populares son las Altas y las Baixas, que ofrecen una extensa gama de paisajes fruto tanto de la naturaleza como de la acción del hombre a lo largo de la historia. En Lugo, el viajero puede quedar anonadado por la suntuosidad y belleza que exhalan sus murallas romanas, que rodean el centro de la ciudad y se conservan íntegras. Por todo ello han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad.

La oferta de alojamientos aquí es extensa, variada y de calidad. En Galicia, el viajero puede encontrar una excelente red de hoteles y paradores, establecimientos con encanto, relajantes balnearios y spas, hostales, campings... Se trata, además, de la región española con mayor y mejor oferta de instalaciones de turismo termal. Y con precios atractivos: desde los 50 dólares por noche la habitación. Sólo hay que organizarse y buscar bien a través de Internet o agencias de viaje especializadas.

Puntaje: 
Sin votos aún