Consejos para conducir en la nieve

Si los motivos no revisten verdadera importancia, las autoridades aconsejan no salir durante los días en que el invierno afecta las carreteras saturándolas de hielo y nieve, sobre todo en zonas como el suroeste, donde equipos de auxilio vial y conductores, no está acostumbrados a lidiar con tales condiciones climáticas.

Sin embargo, si es necesario trasladarse, hay que tomar la mayor cantidad de precauciones posibles. Estas son algunas de las recomendaciones hechas por la Agencia Estadal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, AAA, al momento de ubicarse frente al volante.

Antes de salir

  • Revisar el buen funcionamiento de los siguientes instrumentos: limpiaparabrisas, luces, pastillas de freno, batería, mangueras y correas
  • Verificar el estado de los neumáticos, y calibrar la presión
  • Llenar el tanque con al menos el 50 por ciento de la capacidad
  • Despejar los vidrios y espejos de hielo
  • Llevar raciones separadas alimentos y bebidas que aporten calorías
  • Usar ropa y calzado apropiados

Portar un kit de invierno

Este equipo consta de una bolsa de material abrasivo (arena, sal, arena para gatos), pala de nieve, cepillo, tapetes de tracción, rasgador de hielo, cables de arranque, linterna, baterías, líquido para lavar ventanas, tela, luces de bengala, triángulo de advertencia, teléfono celular y cargador, mapa, guantes, mantas, cadenas, chalecos, extintor de incendios, neumático de repuesto perfectamente acondicionado, más todo el equipo de seguridad que siempre se porta en el vehículo.

Usar siempre los cinturones de seguridad

No solo el conductor sino todos los ocupantes deben ajustar los cinturones de seguridad correctamente.

Conducir despacio

Ir a baja velocidad, evitando los movimientos y cambios bruscos de dirección, y disminuyendo la marcha antes de las curvas.

Utilizar las luces correctamente

Durante el día, se deben emplear las luces bajas. Las luces altas se reservan para zonas rurales, rutas largas, autopistas, de noche, y cuando por razones de seguridad sean necesarias, teniendo la precaución de cambiar a bajas en los cruces con otros vehículos, o cuando se conduzca detrás de otros. Las luces intermitentes o destellos, deben emplearse en los cruces, para advertir sobre pasos o cambios de canal

En las paradas

Estacionar el vehículo dejando suficiente espacio hacia adelante y en retroceso, para maniobrar con comodidad y facilidad al momento de salir, o tener espacio si hay que despejar el camino. Los materiales abrasivos pueden ayudar en estos casos

Mantenerse alejado de vehículos de limpieza

Los vehículos y maquinarias que despejan los caminos, restan visibilidad a los conductores y el hielo que expelen puede ocasionar daños en vidrios o directamente a las personas cercanas

Use la calefacción

Hágalo periódicamente para mantener la temperatura interior del vehículo y verifique cada cierto tiempo que el tubo de escape no está obstruido por la nieve, pues se corre riesgo de envenenamiento

Guardar la distancia

Si se tiene que conducir en condiciones de visibilidad disminuida y suelos resbaladizos, debe emplearse el doble de distancia entre vehículos
Circular por la nieve virgen

Cuando hay poca nieve, y si es la ruta está despejada, evite seguir las marcas que dejan otros vehículos

Ante un derrape o deslizamiento

Gire el volante siguiendo la parte trasera del vehículo hasta que enderece, sin pisar los frenos, pues puede perder el control

Parada obligatoria

Por último, si por alguna razón no puede continuar, comuníquese a través del teléfono celular con la AAA, guiándose por el mapa para describir su posición exacta, sobre todo en vías solitarias; mientras espera, administre bien la calefacción y los alimentos. No se aleje del vehículo y no quite la nieve que lo cubre, porque ayuda a mantener una temperatura estable.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Promedio: 1 (2 votes)