Thomas Cook

El pionero en lo que a organización de viajes turísticos se refiere fue Thomas Cook, un predicador y evangelista que tiene gran reconocimiento en el sector turístico por ser la primera persona en organizar de manera profesional un viaje y ser el primero también en fundar una agencia de viajes.

Thomas Cook nació el 22 de noviembre de 1808 en Melbourne, Derbyshire, Inglaterra y murió el 18 de julio de 1892 en Leicester a la edad de 84 años. En 1833 se casó con Marianne Mason con la que tuvo un hijo al que llamó John Mason Cook, el mismo que continuó con el legado de su padre luego de su muerte.

Fines altruistas

La idea original de Cook fue reinsertar a la sociedad a personas con adicción al alcohol, razón por la que el 5 de julio de 1841, realizó el primer viaje organizado en la historia, aprovechando la fecha de un congreso antialcoholismo. En aquella ocasión, trasladó a 500 personas en ferrocarril desde Harborough a Leicester, Inglaterra.

Un visionario

Fue en 1845 cuando creó la primera agencia de viajes y en 1851 llevó a 150 mil trabajadores a la exposición universal de Londres. Su empeño lo llevó a hacer convenios con varias empresas ferroviarias por todo Europa con el fin de organizar grupos de pasajeros y transportarlos entre diferentes países.

En 1866 viajó a Estados Unidos con el objetivo de obtener comisiones por llevar gente a ese país. Además, Cook fue el precursor de las revistas de viajes actuales, pues en 1845 creó un folleto de 60 páginas, donde describía detalladamente la ruta de uno de sus viajes.

En 1868 inventó los conocidos “vouchers”, que eran cupones que los turistas entregaban a los hoteles que avalaban el pago del servicio de hospedaje y comida. Asimismo, fue el precursor de los “cheques de viajero” que permitían a turistas obtener dinero local a cambio de una nota emitida por Thomas Cook.

En 1872 la agencia pasó a llamarse Thomas Cook & Son, tras formarse una sociedad entre padre e hijo, pero el vínculo familiar no fue suficiente para evitar el choque generacional entre ambos: Thomas seguía influido por el espíritu religioso y social con que manejaba la empresa, mientras que su hijo tenía una visión más moderna y puramente comercial.

El legado

Esta situación originó que Thomas, afectado por una ceguera progresiva, se retirase a Leicester en 1878, mientras la empresa incrementaba su crecimiento y extendía su ámbito hacia el transporte militar y postal en 1880, cuando la coyuntura internacional obligó a trasladar tropas y correspondencia a Egipto y Oriente.

Para 1950, la compañía estaba en manos de los nietos de Cook y luego de finalizada la segunda guerra mundial, esta se vio beneficiada por los más de un millón de británicos que viajaban al extranjero y en 1965 superan por primera vez un millón de euros en ventas.

La empresa de Thomas Cook, actualmente, sigue en operaciones y atiende a 23 millones de clientes cada año y cuenta con 27 mil empleados en 17 países del mundo.