Transporte en Amsterdam

Ámsterdam se alza como una ciudad mosaico de canales cruzados por más de un millar de puentes y callejuelas que respiran multiculturalidad. Se trata de una urbe europea para pasear, ir en bicicleta o dejarse llevar. Disfrute de la estancia.

Cómo llegar

En avión

El aeropuerto denominado Schipol se ha convertido en uno de los más transitados de todo el planeta y cuenta con vuelos que van directos hacia numerosos destinos de todo el mundo. Las compañías que ofertan vuelos con mayor frecuencia son las líneas aéreas del propio país como KLM. La terminal de Schipol posee su propia estación de tren. Salen vagones desde el aeropuerto al centro en un intervalo de un cuarto de hora y cada hora durante la noche. Si lo que desea es ir a la Centraal Station, asegúrese de que indican Ámsterdam CS y no RAI.

Taxis

Los taxis son cuatro veces más gravosos para el bolsillo que el propio autobús, pero salen igual de baratos si lo comparten cuatro personas. Ámsterdam está en el eje de algunas de las principales autopistas transeuropeas.

Tren

En tren, desde todo el Viejo Continente se arriba a la capital holandesa en vehículos veloces y modernos. Salen un buen número cada día desde ciudades como París, Berlín, Colonia, Frankfurt, Bruselas y otras ciudades más.

Auto

Si va a Ámsterdan en coche, el viajero necesitará una garaje para aparcarlo. Por suerte, la ciudad holandesa cuenta con un buen sistema electrónico de aparcamientos señalizados por las calles que conducen al centro. Indican dónde están así como si hay plazas libres o no. Los garajes suelen ser caros, así que mejor preguntar si el hotel tiene parking gratis. Estacionar el vehículo en la calle es la opción más cara.

Bicicleta

Lo mejor es moverse por la ciudad con el medio tradicional y más empleado: la bicicleta. Para desplazarse, Ámsterdam cuenta con largos kilómetros de carril bici. No obstante, alquilar una no resulta barato y debe asegurarse de dejarla siempre a buen recaudo, pues los robos de las mismas suelen ser frecuentes. El turista debe acostumbrarse a pedalear hacia atrás para frenar y necesitará una gran habilidad para no chocar con nadie. Mejor que la alquile un tranquilo domingo.

Clima

No llueve tanto como parece, pero el clima atlántico de la ciudad hace que el cielo esté gris y nublado la mayor parte del tiempo. No hay que desplazarse muy lejos sin impermeable y paraguas. En verano las temperaturas llegan a sobrepasar los 20 grados centígrados. El otoño es agradable, y con el invierno llega la niebla heladora. El microclima cálido no favorece el hielo y la nieve.

Consejos para tener en cuenta

Procure tramitar un seguro de viaje que cubra cualquier urgecia médica o del viaje y que incluya el coste del hospital, cirugía de urgencia y repatriación. Una buena idea es fotocopiar los documentos importantes, como el pasaporte o el permiso de conducir, y hacer una lista con los números de la tarjeta de crédito.

Holanda tiene uno de los regímenes políticos más tolerantes del mundo en cuanto al consumo de marihuana, aunque no se consiente la posesión de drogas duras.

Llevar zapatos cómodo para pasear, y en verano no olvidar el jersey ni el impermeable. Cuando sube la temperatura el sol pica, así que lo mejor es llevar una gorra y protección solar. Antes de salir al aeropuerto cerciórese de llevar al aeropuerto, el billete de avión y la confirmación del hotel, el seguro de viaje, dinero, cheques de viaje y tarjetas de crédito, así como permiso de conducción si se tiene previsto alquilar un vehículo.

Información adicional sobre Ámsterdam

Haga clic en cualquiera de las secciones mostradas a continuación para obtener más información sobre Ámsterdam:

Puntaje: 
Sin votos aún