Nepal

Rodeado por dos gigantes asiáticos, China al norte y la India al sur, este pequeño país sin salida al mar vive a los pies de algunas de las montañas más elevadas de todo el planeta, entre ellos, el Everest, de casi 9.000 metros de altura.

Su exotismo oriental bien merece una obligada visita, ya que Nepal, que apenas ocupa un 0,1% de la superficie del globo terráqueo, es el hogar del 2% de todas las plantas con flores del mundo, el 8% de la población mundial de pájaros, 319 especies de orquídeas exóticas y 600 familias de plantas autóctonas. Su belleza natural es más que abrumadora. Casi nada para cualquier mortal.

País multicultural con clara influencia hinduista, su religión mayoritaria, y también de tradición budista, la mayor parte de la población nepalí se concentra en el valle y la ciudad de Katmandú, su capital. Repleta de pagodas, monasterios y templos dedicados a Buda, concentra siete sitios considerados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

El Kathmandu Durbar Square es una enorme plaza que alberga el antiguo Palacio Real, el más antiguo de la humanidad construido con la madera de un solo árbol. En su interior se halla el conocido Baño Real. Cerca también se ubica la residencia de Kumari, diosa viviente para los hinduistas.

Boudhanath es, por su parte, la stupa más grande del mundo. A su alrededor se localiza el centro tibetano más destacado para el comercio de artículos propios de esta comunidad, como la lana de Yak y las antigüedades. Mientras, en Bhaktapur Durbar Square, las mujeres llaman la atención del turista porque visten un sari negro con una raya roja.

Emplazado en la gran llanura fluvial que es el Terai, el Parque Nacional de Chitwan está considerado como Patrimonio de la Humanidad. Esta magnífica reserva tiene como inquilinos a más de 400 rinocerontes, 450 especies de aves, osos, leopardos, monos, cocodrilos y delfines del Ganges.

Otra excursión ineludible es la que camina hacia la región de Pokhara y los lagos, puerta de acceso al valle del Annapurna (8.091 metros de altitud), ideal para los amantes del senderismo y el montañismo. Se trata de un magnífico espectáculo natural que no hay que perderse.

En general, Nepal es el lugar más importante de todo el mundo para practicar montañismo. Si no se es tan osado, siempre se puede alquilar un vuelo y contemplar la cordillera del Himalaya desde una óptica privilegiada y, sobre todo, turbadora para los sentidos.

Desde los 10 dólares por noche se puede conseguir habitación en un hotel nepalí. No obstante, para descansar, sobresalen establecimientos como los resorts Club Himalaya Nagarkot, Mirawel Resort and Hotel, The Fulbari Resort & Spa o el River Side Spring Resort. Eso sí, la vida nocturna apenas existe.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)