Viajar con amigos
Viajar con amigos

Hacer un viaje puede ser una experiencia muy placentera o un infierno cuando no se sabe escoger bien el acompañante de aventuras ¿Estás dispuesto a correr el riesgo? Los malos momentos, la pérdida de tiempo y el dejar de conocer lugares soñados durante el viaje no tienen por qué ser una realidad cuando se decide emprender una aventura con un amigo(a), para ello lo primero que se debe hacer es decirle al otro las prioridades que se tienen para con el viaje a realizar.

No importa si vamos a viajar con nuestro mejor amigo de hace 20 años, ni si nos salvó de una muerte segura o es el “hermano” que nunca se tuvo, siempre habrá una excusa para morder polvo en el viaje si no se está de acuerdo en lo que se hará en tierra extranjera.

La constante exposición de un viaje y las cosas pequeñas en las que no se está de acuerdo, provocan irritación y disparidades, quizá hasta insospechadas entre amigos.

Algunos de los consejos que les damos a nuestros lectores, para evitar problemas con los amigos en un viaje, son los siguientes.

1

Selección natural

La espontaneidad es muy importante en un viaje, pero no es la mejor consejera cuando se tiene que elegir a un acompañante de aventuras al emprender un viaje. La mejor decisión que se puede tomar es optar por salir con algún amigo(a) con quien se compartan buenos momentos y se tengan intereses afines, pues hay que recordar que la travesía estará llena de vicisitudes que jamás se podrían haber previsto.

2

Establecer expectativas

Discutir, previamente, la forma en que esperamos sea nuestro viaje nos ayuda a ver qué piensa el otro sobre el tema, por lo que algunas de las preguntas que debemos plantearnos es “¿Te gusta la playa, hacer exploraciones urbanas, ir a bares y socializar con extraños?” En caso de ser positiva todas estas interrogantes puede que encontremos una buena compañía si queremos encontrar todo lo anteriormente expresado.

La forma en que queramos vivir nuestro viaje “siempre” tiene que ser conocida por nuestro acompañante, ya que de otra forma sería como arriesgarse a perder el tiempo y generar conflictos innecesarios con ese buen amigo al que invitamos.

3

Presupuesto

Puede que sea una aseveración que nadie quiere aceptar, pero el dinero divide. Si imaginamos que estamos en pleno viaje, a tres kilómetros del hotel, comienza a llover y se debe decidir si tomar transporte o quedarse en algún albergue a pocos metros de donde estamos ¿Qué hacemos? Para muchos el quedarse en el albergue puede ser innecesario, así como para el amigo puede sobar “absurdo” esperar transporte en medio de la lluvia cuando por la hora no pasa nada.

Siempre antes de pensar en “lo bien que se pasará durante el viaje”, hay que tener muy en claro cuánto se puede gastar en cada ítem, dejando siempre en claro que habrá imponderables que cubrir.

Puntaje: 
Sin votos aún