Terremotos
flickr.com

Después del último terremoto que sufriera Chile, y el que ocurrió hace poco más de dos años en las costas de Ica en Perú, toda América del Sur se ha puesto en alerta con los hechos sucedidos y no tienen más que razón para hacerlo. Las costas bañadas por el Océano Pacífico en Suramérica están es constante peligro a sufrir sismos de grandes intensidades y peligrosos tsunamis, y todas las repuestas se resumen en las Placas de Nazca, culpables de los movimientos en los últimos siglos en esta zona del mundo.

La Placas de Nazca

Esta placa tectónica oceánica ubicada en el Océano Pacífico que abarca en un 80 % la costa occidental de América del Sur, desde Argentina hasta Colombia, teniendo su principal presencia en las costas de Perú y Chile, son las culpables de todos los movimientos sísmicos de la historia de la humanidad en esa zona.

Esta placa emergente, que cada año sube 8 centímetros en algunas zonas, tiene como fin convertirse en una cordillera similar a la de los andes, claro este proceso sucederá en millones de años, y es un proceso que ya sucedió antes, ya que la Cordillera de los Andes alguna vez estuvo sumergida y ahora está emergida.

¿Por qué?

La energía que emana esta placa subterránea y oceánica es la causante de los innumerables sismos que ha sufrido esta zona a lo largo de su historia. La explicación técnica sería poco fácil de entender, pero para tener una idea real de lo que sucede, imaginemos que uno hace fuerte presión contra un objeto hasta que esa presión sea liberado, por ejemplo cojamos nuestro pad, en donde usamos nuestro ratón de la computadora, y ejercemos presión en uno de los lados con nuestro dedo pulgar, suavemente doblándola hasta que se suelte sola, rápidamente el pad retornará a su estado normal, pero lo hará de una manera brusca, eso es lo que sucede en dicha placa, que al hacer presión, hace una gran descarga de energía que luego se traduce en un movimiento telúrico, que lamentablemente la ciencia no puede predecir con exactitud.

¿Cuándo?

Ciudades importantes como Lima, Santiago, Arequipa, Quito, Guayaquil, Chiclayo, y todas las ciudades de la costa occidental de América del Sur, pueden ser víctimas de temblores, terremotos y tsunamis.

No es imposible saber cuándo, pero que puede suceder es un hecho muy factible, puede ser este año o dentro de 100 años. Lo único que queda es estar alertas y tener edificaciones antisísmicas; que los gobiernos tengan una política clara de contingencia y estar preparados para desastres como los ocurridos en Chile y Perú en estos últimos años. La prevención es lo único que nos puede salvar.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Promedio: 4.4 (5 votes)