Los viajeros más osados cuentan con un amplio ramillete de opciones turísticas para escoger destino y disfrutar, a su manera, de otro tipo de vacaciones con la posibilidad de disfrutar: empinadas y vertiginosas atracciones de los parques temáticos hasta deportes de riesgo o encuentros cara a cara con animales salvajes. Toda una aventura...

Turismo aventura

Contemplar un felino o un elefante a escasos metros en un safari a Kenia, descubrir los fondos marinos de las Maldivas, recorrer Marruecos en 4x4, ir a practicar surf en Nicaragua o precipitarse al vacío desde alguna de las numerosas atracciones de vértigo de cualquier parque temático que jalonan el mundo, sólo están al alcance de los más osados. Son sólo algunos de los destinos turísticos donde poder liberar la mayor adrenalina de todo el planeta. Y resulta aconsejable descargar esta hormona porque previene de dolencias cardíacas. Así que, a preparar la maleta y dejarse llevar por las emociones.

Con el fin de disfrutar de un buen safari, una de las mejores opciones resulta emprender viaje hacia el continente negro, en concreto a Kenia o Tanzania. Jirafas, leones o cebras en estado salvaje conviven en plena selva para deleite del visitante, quien no pierde detalle de los movimientos de estos depredadores y mamíferos mientras dispara sus flashes o pasa al lado de la ventanilla del jeep que salvaguarda su integridad.

Las islas Maldivas, en pleno Índico, proponen al viajero el placer de disfrutar de la práctica de uno de los deportes más emocionantes que existen, el submarinismo, bajo sus transparentes aguas. Tiburones, tortugas, rayas o peces tropicales son algunas de las especies que aseguran esta inmersión de aventura. También bucear, pero en esta ocasión entre tiburones martillo en las Islas Galápagos de Ecuador, garantiza grandes dosis de emoción.

No menos interesante es la propuesta de recorrer Marruecos en 4x4. El turista queda embargado ante la posibilidad de realizar un circuito de kasbahs y oasis y visitar ciudades históricas con un gran encanto. También está a su alcance atravesar el Atlas, la cordillera montañosa más elevada del país africano, moverse entre las dunas de arena, disfrutar de la puesta del sol o paladear una exquisita cena beduina.

Viajar hasta Nicaragua para practicar surf permite descubrir, aparte de un deporte de emoción en busca de la ola perfecta, un paraíso escondido. El país latinoamericano cuenta con bellos parajes naturales y espectaculares rincones vírgenes por explorar.

Montarse en atracciones de auténtico vértigo como el Stratosphere en Las Vegas, la Montaña Rusa de Nueva Jersey o el Dragon Khan en España, por citar algunos ejemplos, ponen los pelos de punta a cualquier osado que se precie de acudir a alguno de los parques temáticos que las albergan. Sólo para auténticos valientes.

El turismo de aventura suma cada vez más adeptos. Y de entre ellos, un gran número opta por recorrer los más de 30.000 kilómetros de vías que integran el Camino Inca a Machu Picchu, toda una experiencia para los sentidos. Otros prueban las sensaciones que desprende la práctica del esquí en el volcán activo Asahidake, en Hokkaido (Japón). Y los más osados no dudan en andar por el Sendero Larapinta, en un recorrido de más de 200 kilómetros de distancia que atraviesa por distintas zonas consideradas sagradas por los aborígenes australianos.

El encuentro con animales también garantiza fuertes emociones. Dos de las mejores opciones son descubrir de cerca la curiosa fauna que puebla el Pantanal de Brasil, el humedal más grande del mundo (anacondas, jaguares, tapires, nutrias gigantes, tucanes, osos hormigueros, ...), o bien toparse con las colonia de enormes gorilas que habitan en los bosques montañosos de Ruanda.

Agregar comentario