Playa del Carmen
flickr.com

Destino turístico de primer nivel mundial con más de dos millones de visitantes al año, Playa del Carmen es, con sello propio, el corazón de la Riviera Maya mexicana, nido vacacional de parejas de recién casadas; aunque ha sabido conservar el encanto de aquel pueblo de pescadores que un día fue. Su capacidad hotelera exhibe su vertiginoso desarrollo de las últimas décadas: Da cobijo a más de 25 mil huéspedes. La calidad de sus excelentes playas, de agua cristalina y tonalidades azul turquesa, con su arena blanca, clara y fina son, sin duda, los principales reclamos turísticos de este peculiar trozo de la península del Yucatán.

Su pasado tampoco pasa inadvertido al turista. La antigua Xamán Ha era un punto de partida de los mayas de camino en su peregrinaje al santuario de Ixchel en la isla de Cozumel. Los restos arqueológicos que se conservan así lo confirman. Bien comunicada, la urbe caribeña dista sólo 45 minutos del aeropuerto de Cancún.

No sólo playa

No sólo de sol y playa puede disfrutar el visitante. Nadar con delfines, practicar snorkel en cavernas, pasear en catamarán, practicar windsurfing, pesca o bucear entre corales y arrecifes completan unas vacaciones inolvidables en la Riviera Maya.

Playa del Carmen se muestra como una ciudad cosmopolita, muy bulliciosa que concentra su actividad comercial y de ocio en la denominada Quinta Avenida, paralela a la costa. En ella se ubican la mayoría de las tiendas y restaurantes.

Pero esta paradisíaca zona cuenta a su alrededor con otros atractivos relacionados con el ecoturismo y el turismo de aventura:

  • Xcaret es un parque ecoarqueológico ubicado a 75 kilómetros al sur de Cancún y a seis al sur de Playa del Carmen
  • La Isla de Cozumel, parada de numerosos cruceros, está apenas a 45 minutos en ferry
  • Los vestigios arqueológicos mayas brotan en Tulum, zona también de costa
  • Por su parte, Xel-Ha es un parque ecológico con caleta, jardines y grutas

Una de las actividades más deseadas por el viajero que descubre la Riviera Maya es emprender excursión a las ruinas de Chichen Itzá, santuario maya y una de las más destacadas maravillas del mundo actuales. A 170 kilómetros de Playa del Carmen, se convirtió en la capital regional más importante de toda el área maya de los años 750 a 1200 después de Cristo.

Como no podía ser menos, la oferta hotelera es muy extensa y de calidad amplia de infraestructuras, fuera de toda duda. Los pequeños hoteles en Playa del Carmen ubicados en el casco antiguo ofrecen un servicio personalizado que refleja las tradiciones de los países de origen de sus propietarios (italianos, alemanes, franceses, argentinos,…).

Asimismo, en este encantador pedacito de la Riviera Maya se ha desarrollado el complejo turístico hotelero Playacar, donde cadenas internacionales han construido grandes complejos y confortables resort con la oferta del todo incluido.

En la mayoría de los casos, el interesado puede efectuar la reserva de los establecimientos a través de Internet. Por la red puede encontrar alojamientos económicos y que se adapten mejor a su bolsillo.

La vida nocturna de Playa del Carmen también reclama su espacio. Cuando se oculta el sol, la temperatura sube en aumento. Por toda la costa se amontonan los bares, así como en el interior de la cuidad, con actuaciones y entretenimiento en vivo. Seguro que muy próximo al hotel el turista tiene al alcance varios locales donde poder elegir tomar una copa.

La Quinta Avenida, de paseo peatonal y familiar matutino, se transforma en un bullicioso y constante ir y venir juvenil de madrugada. El turismo en Playa del Carmen y, por extensión, en la Riviera Maya es sinónimo de relax, asueto y, sobre todo, diversión en mayúsculas. No hay otra mejor opción para disfrutar del placer en pleno corazón del Caribe.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)