Hoteles en Praga
Foto cortesía de abaka

Praga cuenta con cientos de hoteles y pensiones como ciudad turística de primer nivel que es, pero en determinadas épocas del año puede ser difícil encontrar habitación, por lo que conviene hacer las reservas con suficiente antelación. Las oficinas checas de turismo ofrecen listas bastante completas de hoteles en la capital de la República Checa, y las oficinas locales de información normalmente disponen de datos sobre alojamiento en sus respectivas regiones.

La calidad es alta en Praga, donde casi todas las habitaciones de los establecimientos tienen baño, teléfono y televisión. En general, los hoteles son limpios y confortables, pero no siempre se consiguen habitaciones luminosas, espaciosas y modernas, ya que los revestimientos y mobiliario suelen ser tradicionales, lo que significa oscuros y macizos.

El viajero podrá encontrar grandes diferencias de precios entre los hoteles de Praga y los de fuera. Por el mismo precio conseguirá una estancia grande y cómoda en las afueras, y un alojamiento sencillo en la capital. Con normalidad, el precio incluye los impuestos, pero conviene comprobarlo antes de reservar. Casi sin excepción, el desayuno está incluido. Todos los hoteles, excepto los más pequeños y en lugares más remotos, aceptan las principales tarjetas de crédito.

Los hoteles de una y dos estrellas suelen ser establecimientos modestos, pero muy limpios y correctos dentro de su categoría. En los últimos años algunos han sido renovados y han visto aumentada su categoría. Por su parte, los hoteles de tres estrellas disponen de habitaciones climatizadas sencillas o dobles con baño, TV, radio,...

Salvo en temporada alta, por lo general, es posible negociar descuentos, sobre todo en alguno de los hoteles de lujo, que tienen costes fijos muy elevados, y fuera de temporada, cuando los índices de ocupación son bajos. Los precios oscilan entre 266 dólares que cuesta al bolsillo una noche de habitación en un hotel de cinco estrellas hasta los 66 en aquellas estancias de menor categoría. Un tres estrellas, por ejemplo, sale una media de 133 dólares.

De los de mayor oropel, sobresalen dos hoteles por encima del resto. Son el Alcron y el Esplanade, ambos de cinco estrellas. El primero dispone de 145 habitaciones de lujo y provistas de todo el confort. El Esplanade, situado en pleno corazón de la parte nueva de Praga, presenta la típica decoración de los años veinte y una muy vistosa fachada clásica con detalles art nouveau. Las estancias tienen TV por satélite, baño, teléfono, minibar o radio. Posee, además, dos magníficos restaurantes que pone a disposición de sus clientes exquisistos platos de cocina local.

No hay una diferencia neta entre hoteles y pensiones. De hecho, el City Hotel de Praga se las arregla para ser las dos cosas a la vez. En general, una pensión es un negocio familiar, no siempre tiene mostrador de recepción y los huéspedes suelen recibir la llave del portal, como si se aloja en una casa particular. Si tiene pensado quedarse más de una semana, considere la posibilidad de alojarse en una residencia o en pisos o casas particulares. Las residencias son apartamentos totalmente amueblados, a menudo céntricos y con cocina. Los precios varían mucho según la calidad de las instalaciones y su ubicación.

Muchos de los alojamientos han sido reformados total o parcialmente en los últimos años como consecuencia del aumento de visitantes que Praga experimenta cada año que transcurre. Son también bastantes los que en todas las categorías, se inauguran cada temporada turística. Las pensiones, por lo general, se sitúan a las afueras. Como las comunicaciones son buenas y la ciudad no es muy grande, compensa por sus precios.

Información adicional sobre Praga

Haga clic en cualquiera de las secciones mostradas a continuación para obtener más información sobre Praga:

Agregar comentario