Visitar Hong Kong
flickr.com

Hong Kong es una ciudad vertical, una urbe futurista diseñada hasta lo superlativo. Desde el mirador The Peak, uno de los puntos más elevados de la isla, a 396 metros sobre el nivel del mar, el viajero se queda impactado ante la pequeña inmensidad de esta antigua colonia del imperio británico. Actual región administrativa del sur de China, de más de siete millones de habitantes. Desde esta óptica, a la cual se accede en funicular, se puede divisar Central, el impresionante distrito financiero de Hong Kong, una selva de rascacielos con personalidad propia, la mayor de todo el planeta. Y la de más altura.

Cuatro de los 15 edificios más elevados del mundo se erigen aquí, surcando las cosquillas del cielo.
Pero antes de comenzar la aventura y descubrir el resto de la isla, el viajero debe tener en cuenta una serie de aspectos para optimizar su estancia.

  1. El medio de transporte más cómodo es el taxi: Rápido, barato y con aire acondicionado. El metro es también eficaz. Pero para conocer la ciudad desde el aire, nada mejor que un paseo en helicóptero, aunque resulta un poco caro
  2. Los turistas acceden a Hong Kong sin necesidad de visado. Con pasaporte se puede estar hasta tres meses
  3. La mejor época para visitar la ciudad es de octubre a abril, cuando el clima es seco y no caluroso en exceso
  4. La moneda local es el dólar de Hong Kong, de valor semejante al yuan chino. Hay 100 centavos en un dólar
  5. El horario comercial es de 10 a 22 horas, los siete días de la semana
  6. El idioma más extendido es el cantonés, aunque resulta sencillo entenderse en inglés
  7. El teléfono de urgencias es el 999
  8. No hay que dejar de ver el Central-Mid Levels escalator, el conjunto de escaleras mecánicas y pasarelas cubiertas más largo del mundo
  9. Para alojarse en Hong Kong hay varias páginas web de interés, que además cuentan con buenas ofertas en vuelos
  10. Al igual que ocurre en Singapur, el aeropuerto local tiene una oficina donde buscan alojamiento al visitante en función de su presupuesto, aunque los precios son algo elevados. En temporada alta, lo mejor resulta reservar con antelación para encontrar buenas ofertas. Si se busca alojamiento barato, existen algunos hoteles que disponen de ofertas muy interesantes en sus páginas web. El precio de la habitación suele aumentar un 20% para las noches del fin de semana. Una de las mejores opciones pasa por alquilar un apartamento en otras islas o alojarse en casas de huéspedes y moteles-hostales de Kowloon. Pese a que las comodidades no son las mismas que la de los hoteles y en muchos albergues no hablan inglés
  11. Comer en Hong Kong tampoco resulta barato; lo más económico es optar por la comida take away de los innumerables restaurantes, supermercados y mercadillos

En medio de un paisaje híper moderno, apenas quedan vestigios arquitectónicos de la opulencia del pasado chino. Hong Kong vive a la última, con aceleración. Por ello, se ha convertido en uno de los centros comerciales y financieros más relevantes del mundo pese al régimen comunista que persiste en el gigante asiático al cual pertenece. Si se quiere disfrutar de su ambiente, el visitante deberá rascarse el bolsillo. Hong Kong es una de las ciudades más caras de todo el planeta.
La ciudad que nunca duerme, es también muy segura para el turista. Lo de dar propinas no es una costumbre china; sin embargo, en Hong Kong se está convirtiendo en algo habitual cuando hay presencia de clientes occidentales. Y si se desea proseguir con el viaje, el turista puede escoger por visitar la cercana isla de Macao, de pasado portugués.

Puntaje: 
Sin votos aún