Hanoi

A la orilla derecha del asiático Río Rojo emerge una ciudad que todavía vive del recuerdo de una cruel guerra que enfrentó a su país y a los Estados Unidos. La actual capital de Vietnam continúa estigmatizada por un milenio de dominación china, un pasado feudal y un régimen comunista que ha derivado en una economía socialista de mercado.

Pese a todo ello, Hanoi se ha convertido en el nuevo dragón ascendente de la economía del continente con un turismo pujante y cada vez más creciente. En la actualidad, la caótica urbe asiática por su tráfico tiene como sonido de fondo el ruido de las motos y las bocinas de los vehículos. Ojo, cuidado al cruzar las calles. El peligro de atropello es real.

La ciudad vietnamita ha sabido mantener el corazón de su tradición y se ha esforzado por conservar su legado histórico. En agradecimiento, la Unesco ha reconocido el sector central de la Ciudadela Imperial como Patrimonio de la Humanidad. El núcleo central de Hanoi conserva la estética de edificios bajos y vastas aceras rodeadas de árboles centenarios. Y por cada nuevo inmueble o centro comercial que se edifica, hay un templo centenario.

El casco viejo presume de callejuelas enrevesadas repletas de cafés, restaurantes, hoteles menudos no muy llamativos y numerosas tiendas de artesanía local. Uno de los mayores atractivos de Hanoi es, sin duda, su hermoso lago Hoan Kiem, lleno de gente que practica Tai Chi y otras artes marciales desde que despunta el alba o también contemplando la pagoda del siglo XVIII Thap Rua que se levanta en el centro de la ciudad.

El pasado de dominación china se conserva en edificios como el Templo de la Literatura de nombre Van Mieu, que se construyó en 1070 en honor a Confucio y se convirtió en la primera universidad del país.

Sitios más visitados

Uno de los lugares más frecuentados por los visitantes es el mausoleo de Ho Chi Minh, antiguo presidente de la República Democrática del Vietnam. Muy cerca se ubica su sencilla cabaña donde vivió hasta su muerte en 1969. Asimismo, visitar la Prisión Museo de Hoa es empaparse de la historia de la dramática Guerra del Vietnam.

El país y su capital también se congratulan de contar con una de las cocinas asiáticas más sabrosas de todo el continente. Se recomienda parar un momento del ajetreado viaje, disfrutar de una cerveza local junto con un bol de fideos vietnamitas acompañados de ternera, hierbas y cacahuetes en cualquier puesto del casco viejo.

Si hablamos de alojamiento, sin duda, se debe destacar el lujoso Metropole,
de estilo colonial francés. Llaman la atención su terraza de la piscina con grandes butacas de mimbre y enormes ventiladores de techo donde se puede disfrutar de un café, al igual que de las delicias de su restaurante galo.

Puntaje: 
Sin votos aún