Turismo en Marbella
flickr.com

La ciudad de Marbella se ubica al sur de España en la provincia de Málaga y sus costas son bañadas por el mar Mediterráneo, entre la provincia que la alberga y el estrecho de Gibraltar.

Es, sin duda, una de las ciudades turísticas más destacadas de la Costa del Sol y recibe durante la mayor parte del año un caudal muy importante de turistas, que son atraídos hacia ella por su clima, sus maravillosas playas y por una oferta hotelera de gran lujo.

Es una de las ciudades más caras de España y su población estable es de poco menos de 150 mil habitantes. Este número aumenta, sobre todo en temporada estival, en varios cientos de miles.

Paseando por la costa de Marbella podremos ver los más costosos autos del mundo y atracados en sus puertos yates lujosísimos.

Si bien no es un lugar conocido por su historia o acervo cultural, también lo posee y vaya que es interesante, se han encontrado claras evidencias que demuestran que ésta zona estuvo poblada en los periodos Neolítico y Paleolítico.

Fueron los romanos quienes fundaron la ciudad y de esa época se conservan los baños romanos de Guadalmina, así como, la Villa Romana de Río Verde, ambos lugares a orillas del Mediterráneo

El centro de Marbella también guarda restos de este periodo, en el parque de la Alameda se encontraron restos cerámicos y en la plaza de los naranjos, que mando construir el Rey Fernando el Católico allá por los 1400, se hallaron cimientos pertenecientes a edificios de la época romana.

Imagen

La fantástica Basílica de Vega del Mar data del periodo paleocristiano, y de la época musulmana, la Torre Ladrones en las cercanías de Puerto Cabopino, además de los restos de la muralla del castillo que aún permanecen en el casco antiguo de la ciudad.

Otras de las interesantes muestras de la época de los Reyes católicos son, la ermita de Santiago, que data del siglo XV y la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, en el casco antiguo.

Pero como decíamos, las playas son el atractivo principal para el turismo en Marbella, sus arenas doradas recorren 27 kilómetros que se dividen en 24 playas de agua tibia y clara, donde se pueden practicar deportes náuticos, como el jet sky, wind surf, y también dar un placentero paseo en hidropedal.

Podemos encontrar también, lugares con juegos para niños, beach clubes, e incluso ruinas arqueológicas cercanas a la costa, como las Bóvedas en la Playa de Guadalmina, o los restos de la Basílica de Vega del Mar en Playa Linda Vista, enclavada en una zona arqueológica protegida.

Algunas de las playas de la costa de Marbella cuentan con Hoteles 5 estrellas con bajadas privadas, como por ejemplo el Hotel Don Carlos.

El Hotel Don Carlos se destaca por su codiciado servicio de masaje Japonés, brindado por expertos en esta técnica oriental milenaria.

Según las enseñanzas de los ancestros, el masaje consta de una serie de vibraciones y estiramientos que apuntan al mejoramiento fisco, pero también al espiritual.
Otra opción para alojarse en Marbella es el Hotel Don Miguel Golf & Spa, desde luego que se destaca por sus fantásticas canchas de golf, pero lo más curioso es su plan de actividades para los más pequeños de la familia.

Programas de animación diarios y un mini club para los niños de 4 a 12 años, un junior club para los chicos hasta 16 años, cada uno con actividades espectáculos y excursiones acordes a cada edad.

Otra de las atracciones del hotel es su restaurante Panorámico, que ofrece una increíble vista hacia el mar, que alcanza a Gibraltar y África en la orilla opuesta del Mediterráneo.
En Playa Artola se encuentra el hotel Artola Golf, que no está entre los más costosos de Marbella, pero de todas formas es lujoso, como toda la ciudad. Su principal característica es conservar su estilo andaluz, un precioso jardín que rodea todo el edificio y un patio interior revestido de coloridos azulejos y adornado por columnas de madera y macetones antiguos desbordantes de exuberantes flores.

Agregar comentario