España está lleno de lugares hermosos, aunque uno de los que más se disfruta es Cataluña, donde destacan los tapados y las playas cercanas.

Costa Brava - Cataluña
Costa Brava - Cataluña

Tomarle el gusto a vivir una aventura “española” no es difícil si se tiene como destino Barcelona, explorar las playas y la costa que inspiró al mismísimo Salvador Dalí en Costa Brava, pasear por las calles de la Girona medieval y se quiere terminar en el Parque Nacional Alpino. Es así como el viaje a Cataluña se nos antoja perfecto, por decirlo de alguna manera.

1

Barcelona, el secreto de los bares de tapas

En las enmarañadas calles del barrio Gótico en Barcelona, los bares de tapas forman parte de la tradición donde destacan los edificios de piedra y los bares donde el mejor secreto está en los detalles simples que marcan la diferencia como el usar los mejores ingredientes y aprovechar el dicho “las mejores cosas vienen en envases pequeños”.

El rol de los bares de tapas no es “alimentar a la gente”, sino más bien reunir a la gente en torno a un momento agradable vivido en base a comida excepcional que no atiborra, aburre ni exaspera, sino más bien relaja.

2

Costa Brava, lo mejor son sus playas

El norte de Barcelona, más allá de la expansión de concreto que implica la ciudad y donde nos encontramos con la naturaleza autóctona, augura momentos soñados en un sitio llamado “Costa Brava”. En este lugar nos encontramos con calles estrechas, curvas reviradas y una carretera principal que evoca los años dorados en que se disfrutaba de las cosas simples de la vida. Recorriendo estas calles se llega sin mucha demora a Villa Tossa de Mar. En este lugar hay arcos de arena que están cubiertos de pinos en uno de sus extremos.

La playa principal de Tossa, Platja Gran, está formado por una combinación de arena mediterránea dorada que brilla con el sol. Durante el verano puede ser desagradable el lugar al encontrarse rodeado de tanta gente, por lo que recomendamos ir un poco más al norte (Platja del Reig y Platja Mar Menuda) para conseguir más intimidad.

3

Cabo de Creus

Un austero paisaje de roca, eso podríamos decir es el cabo de Creus, el que además es el punto más austral de la España peninsular donde precisamente Salvador Dalí encontró su inspiración o al menos gran parte de ella.

El cabo de Creus es un conjunto de rocas que brilla casi caprichosamente gracias a la platina de los siglos como resultado de la vanidosa naturaleza. Aquí las formas rocosas que se hayan son sumamente abstractas y difícilmente pueden ser interpretadas, excepto por Dalí claro está. Aquí es donde podemos encontrar la musa inspiradora de la obra más grande de Dalí “El gran masturbador”.

En un próximo artículo hablaremos un poco más sobre el viaje perfecto a Cataluña.

Agregar comentario