Vivir una aventura extrema puede no ser muy recomendado para quienes desean un viaje de placer, pero sí para los amantes de la adrenalina y lo desconocido.

River Franklin - Rafting
River Franklin - Rafting

El planeta no sólo está lleno de parajes hermosos, postales inolvidables y terrenos casi inexplorados por el humano, sino también de incansables aventuras que sólo son aptas para los adictos a la adrenalina, pero ¿Cuáles es la aventura más difícil de realizar en el mundo? ¿Qué empuja a sus participantes a rebasar sus limitaciones físicas y mentales? Vivir una aventura puede implicar viajar a territorios desconocidos y también a experimentar expediciones a las que poco se enfrentarían.

A continuación exponemos algunas de las aventuras más adrenalínicas por las que se puede optar.

1

Rafting en el río Franklin

Tasmania, ubicado en el estado de Australia, es un paraíso terrenal en el que se pueden hacer muchas cosas, pero donde sin duda una de las más vertiginosas es el practicar rafting en el río Franklin. El descenso por este río comienza en el río Collingwood y termina en las cataratas de Sir John, tomando 8 ó 14 días el recorrerlo dependiendo del estado en que se encuentre el río.

Este viaje de 100 kilómetros inicia en la quebrada Irenabyss en George y termina con cinco kilómetros de aguas furiosas en el Great Ravine, un estrecho donde turbulentas aguas blancas forman un rápido del que no todos hablan bien.

Los más experimentados en rafting pueden hacer este tramo completamente solos, aunque se exige un equipamiento completo y estar bastante preparado para los imprevistos, pero para el resto de los mortales se recomiendan cuatro compañías de turismo que entregan el paquete completo.

2

Correr la marathon des Sables

Considerado por muchos como la maratón más complicada en el mundo, la infame maratón des Sables (Maratón de la arena) contempla seis maratones – corridas en seis días – donde se tiene que atravesar parte del Sahara. Sin duda esta es una de las actividades más locas que se puede pretender hacer, sin embargo muchos la realizan.

Esta maratón tiene lugar en Marruecos, donde los competidores deben cargar con todas sus pertenencias y alimentos en una mochila, pues los organizadores sólo entregan vivienda y agua en las distintas etapas que se realizan. Aquí los avezados competidores caminan, corren e incluso tropiezan en la maratón que implica 250 kilómetros, donde el trayecto más largo es de 88 kilómetros bajo temperaturas por sobre los 50 grados centígrados a veces.

3

Hacer el trazado del hombre de nieve

Esta aventura es tildada de una de las más difíciles de hacer en el mundo, y es por ello que apenas 25 personas en el mundo son capaces de terminar la ruta entre Luana y Bután. De los pocos aventureros que realmente se atreven con esta caminata, la mitad termina abandonándola por problemas con la altitud, mareos, enfermedad, entre otras cosas.

La caminata comienza en Drukgyel Dzong y termina en Sephu, recorriendo en total más de 4.500 kilómetros, pasando por senderos de “yaks” y granjas muy aisladas donde se aprecian los picos del Himalaya de 7.000 metros. Lo peor de todo es que la ventana de oportunidad para cruzar estas rutas termina en septiembre, y aún así nadie garantiza se pueda hacer, por lo que es una actividad más que arriesgada.

En un siguiente artículo comentaremos más aventuras en el mundo, aunque sólo para los más arriesgados.

Agregar comentario