Costumbres navideñas en distintos lugares del mundo

Regalos, canciones, comida y bebida en abundancia, luces por todas partes, mercadillos callejeros, árboles y belenes decorativos, compras sin fin… La llegada de la Navidad aúna a gente de todas partes del mundo bajo el mismo espíritu, pero la celebración de estas entrañables fiestas varía según el destino vacacional que escoja el viajero. Tradiciones ancestrales mandan.

Por ejemplo, en España resulta típica la ingesta de productos como el pavo, cordero, turrones, mazapanes o cavas a lo largo de estos días y para despedir el año se toman doce uvas al son del mismo número de las campanadas que anticipan la entrada del año venidero, que se espera próspero.

En Alemania, el día de Navidad los más pequeños se dirigen en estampida al árbol que decora sus casas para recoger los regalos, que no podrán abrir hasta que no entonen el tradicional villancico Noche de Paz. Algo similar ocurre en Letonia, pero el villancico se cambia en esta ocasión por el recital de un poema en Nochebuena. Aquí también se encienden hogueras con la intención de acabar con la mala fortuna.

Mientras, en Bélgica la familia tiene por costumbre salir a patinar el 25 de diciembre después de comer. Allí es San Nicolás y no Santa Claus quien visita a los niños para dejar regalos a quienes se han portado bien. El mismo santo hace lo propio en Francia, aunque las fiestas comienzan el día 6.

En Suiza, San Nicolás, acompañado de su ayudante Schmuzli, visita a los más pequeños y les obsequia dátiles, higos y chocolate. Esta figura es sustituida en Rusia por la Babushka, figura navideña que reparte regalos entre los niños de buen comportamiento.

Velas en Irlanda

Las velas son las grandes protagonistas de las Navidades irlandesas. Es tradición colocar una grande de color blanco en la entrada de la casa que debe ser encendida por el más pequeño de la familia en Nochebuena.

Como símbolo de confraternización entre pueblos, los finlandeses colocan banderas de distintos países en el árbol de Navidad.

Mientras, en Italia la tradición marca que la noche de fin de año los lugareños coman un plato de lentejas antes de salir de fiesta. Las mujeres son agasajadas con lencería de color rojo para que la suerte las acompañe.

Curioso resulta el belén en Polonia, que incluye marionetas en el pesebre. De esta forma se representan clásicos del nacimiento de Jesucristo. Más supersticiosos son en el Reino Unido, cuyos habitantes decoran con muérdagos sus hogares para protegerse de los demonios. Y por la calle, los niños disparan petardos que incluyen regalos sorpresa.

Allá en la lejanía, por Australia, la Navidad se celebra durante su verano, por lo que la nieve y el frío se transforman en sol, calor, playas y un Papá Noel estival. La cena consiste en pavo con jamón y plum pudding de postre.

Por su parte, en la India, al igual que sucede durante la festividad local de Diwali, los hogares se decoran con lámparas de arcilla y flores de pascua.

Al otro lado del charco, en Argentina la familia se reúne en torno a una mesa para degustar platos frescos, al ser también época estival aquí, como ensaladas frías, carne asada, cerdo agridulce o sidra.

Un desfile espectacular y lleno de colorido que tiene lugar en Nueva York da la bienvenida a la Navidad en los Estados Unidos, con la llegada de Santa Claus, quien es el encargado del reparto de juguetes a los niños. La antigua celebración religiosa ha evolucionado hacia una fiesta de carácter comercial con tiendas profusamente decoradas, árboles de Navidad en las casas, comidas en familia y luces por doquier.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)