palacio imperial chino
Palacio imperial de las Dinastías Ming y Qing, Beijing
Foto cortesía de West Set (flickr.com)

Beijing fue hace poco una de las ciudades más admiradas del mundo, por haber sido sede de los juegos olímpicos “Beijing 2008”. Se trató de una increíble oportunidad para descubrir la cultura, atractivos, de este interesante destino.

Beijing se encuentra ubicada al norte de China, y se ha transformado con el paso de los años en una de las ciudades más importantes de dicho país, no sólo por su longitud y cantidad de habitantes, sino por ser el centro de las grandes autopistas, rutas de trenes y vías de comunicación.

Gastronomía

Para hablar de la gastronomía de Beijing, vale mencionar que al tener un clima muy seco e inviernos de bajas temperaturas, la comida de la zona es lógicamente rica en grasas, con el objetivo de brindar calorías a sus habitantes y ayudarles a soportar el fuerte frío.

Las comidas fritas, las salsas picantes y las sopas son algunos de sus fuertes gastronómicos. Teniendo en cuenta que es una región donde las verduras son escasas, el repollo se convierte en una de las más populares, así como el ajo y la cebolla. No obstante, la gran riqueza se encuentra en sus carnes, las cuales se acompañan siempre de originales sabores agridulces, que hacen de Beijing un destino culinario totalmente único.

El pollo y el pato son dos grandes atractivos de la ciudad y se diferencian de las demás preparaciones del mundo, debido a que se cocinan en salsa de soja, especias, cebolla y ajo. Uno de los platos más conocidos en Beijing se denomina el “Pato Lacado”, cuya preparación requiere varios días, ya que busca el punto exacto de sabor, acompañado de una textura crujiente en su exterior y blanda al paladar.

Dentro de la gastronomía oriental, cabe recordar la importancia de las sopas, que a diferencia de lo que sucede en el mundo occidental, en oriente se beben al final de la comida. Las sopas de Beijing se caracterizan por tener una elevada concentración de carne, pollo y cerdo. Las sopas y caldos están acompañados siempre del jengibre, elemento que les aporta un sabor único.

Principales Atracciones

La principal atracción de Beijing es su arquitectura, que crea entre sus calles un espectacular híbrido entre la modernidad y la historia. El interior de la ciudad cuenta con gran cantidad de museos que representan sus interesantes exposiciones de pintura, joyas y cerámicas iluminadas con un intenso color.

Plaza de Tiananmen

Es claro que en Beijing hay gran cantidad de lugares para visitar, sin embargo, no se puede dejar de ver la Plaza de Tiananmen, que se ha convertido en la representación más clara del comunismo de la época, y es además una de las plazas más grandes del mundo.

Dos Templos

Los dos templos de Beijing no solo se caracterizan por su imponencia, sino por recordar la historia vivida en los rincones de la ciudad. En el sur de la ciudad se encuentra el Templo del Cielo, llamado así por haber sido el refugio de los habitantes que oraban para que sus tierras se hicieran cada vez más ricas. El Templo de las Lamas, es, en cambio, uno de los principales lugares de admiración, debido a su construcción, a la riqueza de sus jardines, y la perfección de sus paisajes.

La Muralla China

No podríamos finalizar las atracciones de Beijing sin hablar de La Gran Muralla China, una importante construcción que ha marcado cada una de las etapas en la historia de China. La Gran Muralla China, es una de las construcciones más admiradas del mundo, gracias a la capacidad de describir detalle a detalle, las distintas épocas políticas, económicas y sociales de China.

La Gran Muralla China fue construida hace más de 2000 años, y se ha modificado en cada una de las dinastías, una interesente tradición que representa físicamente la importancia de la historia para el mundo oriental.

Agregar comentario