La laguna de San Rafael
La laguna de San Rafael

Chile en 15 días, parece suficiente tiempo, dirían algunos, pero realmente es una tarea muy compleja. Chile es un país largo, y fuera de bromas, esto lo hace muy difícil de retratar en pocas palabras. La variedad de climas, culturas y atracciones no hacen más que complicar el asunto, por lo que aquí van algunos consejos para no perderse de nada y sacarle partido a la visita.

Santiago no es Chile

Usualmente la capital de un país tiene mucho que ofrecer y, ciertamente Santiago como capital tiene mucho que dar, cultural y arquitectónicamente hablando, sin embargo, la belleza del país se encuentra en sus extremos, por lo que reducir el tiempo en Santiago no tiene nada de malo, especialmente si eso significa más tiempo en lugares como el Valle del Elqui o la laguna de San Rafael.

Chile tiene de todo y lo digo en serio, de todo. La sorprendente diversidad dejará pasmado hasta al más experto viajero. El turismo cultural del centro del país es suficiente para necesitar varias semanas de viaje, y ni siquiera hablemos de otras regiones donde la mera belleza del paisaje da para llenar cientos y cientos de álbumes de fotografías.

Infórmese acerca de los hitos que desee visitar y prepare una ruta de antemano o consigne un recorrido con su agente de viajes, porque de otra forma podría no terminar su recorrido y perderse de las maravillas que este país puede ofrecer.

Bajo el mismo concepto que el anterior, infórmese bien que clase de viaje ha de realizar. En Chile hay opciones que van desde el ecoturismo o el turismo extremo, hasta el astroturismo; hay rutas para todo y para todos los gustos, incluso si lo que si desea es sólo ver el cielo o simplemente relajarse en una playa… Hay muchas opciones disponibles.

El norte de Chile se trata del paisaje. Como lo lee, el mayor atractivo de la zona norte de Chile son sus paisajes y como la cultura se ha desarrollado en lugares inhóspitos como el desierto. Más hacia el sur, el Valle del Elqui es un lugar lleno de magia y misticismo, además de estar bajo los cielos más transparentes del mundo.

El Centro de Chile se trata de la cultura y la historia, los museos, la arquitectura y el casco histórico de Santiago; El brillo cultural, la maravillosa estructura de los cerros de Valparaíso y toda la historia encerrada en las casonas de Rancagua que conservan la estampa de la colonia.

El Sur de Chile se trata del ambiente, las bellezas naturales, los lagos, los bosques y las reservas naturales. El sur de Chile tiene tanto que ofrecer que no se sabe por donde comenzar..., mucho menos cómo describir en palabras, la magia de imágenes transparentes y llenas de vida, unido al encanto de las tierras vírgenes con la naturaleza en todo su esplendor.

Chile no es barato, pero no es caro

Esto suena contradictorio, esta es la esencia del país y sus habitantes… Chile no es barato, pero no es caro; No todo lo que es parece y no todo lo que parece es.

Los chilenos son usualmente amistosos con el turista, pero eso no los hace los mejores guías, pedir la ayuda de los Carabineros (nombre que tiene la policía de Chile) es mucho más recomendable, ya que ellos conocen mejor el sector donde trabajan y tienen las herramientas para ayudarle en caso de problemas.

En todo Chile encontrará restaurantes menores -y no tanto- o lugares donde se ofrecen almuerzos y comidas de tono hogareño, usualmente los precios no son caros y la experiencia culinaria podría superar a los restaurantes grandes. con la ventaja añadida de ser lugares populares y divertidos, donde podrá vivir intensamente la experiencia de estar en Chile. Pregunte por “picás” o picadas para comer bueno y barato… Puede ser exótico, lo mismo que todo el viaje.

Agregar comentario