Deleitarse con el mayor arrecife coralino del mundo, gozar de excelsas playas y pasear parques nacionales de ensueño, es una posibilidad que sólo está al alcance de los turistas que visiten Queensland

Queensland
Queensland - El más grande arrecife de coral del mundo

Viajar a Queensland posibilita al viajero el acceso a algunos de los ecosistemas más bellos y frágiles de Australia, y por extensión de todo el continente oceánico.

Este estado situado en la parte noroeste del país usa como base la ciudad costera de Port Douglas. La población tiene ante sí un panorama completo de posibilidades, como por ejemplo el acceso a la Gran Barrera coralina y una extensa playa de seis kilómetros, además de estar cerca de la selva tropical, cual es un verdadero santuario de flora y fauna.

El turista que visite Queensland puede ir a ver uno de los mejores arrecifes del mundo y adentrarse en el parque nacional Daintree, declarado Patrimonio de la Humanidad y considerado como el bosque húmedo más antiguo de la tierra, con una data de más de 100 millones de años. A lo largo de 450 kilómetros de costa oriental, en el norte de Queensland, éste y otros cinco parques nacionales más (Bahía Cedro, Montaña Negra, Río Endeavour, Girringun y Wooroonooran) conforman la joya ecológica de los Trópicos Húmedos.

El parque marino de la Gran Barrera de Coral -el mayor arrecife del planeta- preserva las especies más exóticas y en peligro de extinción, así como los diversos ecosistemas que allí existen. Se extiende sobre unos 2.600 kilómetros de longitud y puede ser visto desde el espacio. Un total de 1.500 especies de peces, 4.000 de moluscos y 400 de coral habitan en él. Se trata de la mayor atracción turística de Australia.

Brisbane, la capital y tercera ciudad más grande de Australia, es activa y cosmopolita. En el norte, Cairns se convierte en la meca de los viajeros. Entre estas dos ciudades se suceden cadenas de pueblos e islas donde el visitante puede deleitarse con grandes comidas y el modo de vida local. Un dicho asegura que Queensland ha sido bendecido con 300 días de sol por año. Si bien es un extraordinario lugar para descansar, el turista tiene a su alcance otras posibilidades de ocio tales como el rafting, buceo, esnórquel, senderismo, surf o bungee jumping. Sobre todo en la Gran Barrera Coralina, una de las siete maravillas naturales del mundo.

Otra gran experiencia de la que disfrutar en Queensland es dejarse llevar por los guías de Jungle Surfing Canopy Tours, biólogos de formación específica que dirigen paseos en grupo por la noche y deslizamiento en tirolina a gran altura sobre el suelo de la selva tropical. Por su parte, el gigante banco de arena de Fraser Island permite jugar en sus más de 200 lagos de agua dulce rodeados de dunas y frondoso bosque. El Gobierno de Queensland tuvo, a principios del pasado año, la original idea de ofrecer 100.000 dólares estadounidenses a un elegido por vivir durante seis meses en una isla tropical del estado para reactivar el turismo extranjero en la Isla de Hamilton, la Gran Barrera de Coral y las playas tropicales. Estaba considerado el mejor trabajo del mundo, pero dos ciclones arrasaron la zona poco después y la convirtieron en una inmensa balsa de agua.

El Daintree Eco Lodge, emplazado en la selva Daintree -zona sagrada para los aborígenes- se erige como uno de los mejores alojamientos para hospedarse en la zona. Allí mismo existe una cascada que desemboca en un arroyo precioso que pasa por la propiedad. De entre los mejores hoteles de Queensland en relación calidad precio, varios portales de internet recomiendan, según la opinión de turistas que allí pernoctaron alojamientos como el Akama Resort, Bellevue at Trinity Beach o el Lizard Island Resort, donde es posible dormir desde 170 dólares la noche.

Agregar comentario