Bwindi Silverback
Bwindi Silverback

Cada una de las experiencias que vivimos son lecciones de lo que se avecina con el futuro inevitable que forjamos, así sabemos los libros son reemplazados por versiones electrónicas, notebooks por tablets y billones de dólares por trillones de éstos. No obstante lo anterior, cuando viajamos a ciertos lugares del mundo podemos observar con placer cómo la naturaleza se mantiene incólume ante al futuro en el que nada podemos hacer.

Es en estos lugares donde encontramos un momento intermedio entre el pasado y el futuro en el que nada importa más que lo que acontece alrededor de nosotros. Después de tanto trabajar y preocuparnos nos damos cuenta de lo mucho que necesitamos aquellos lugares donde el mundo deja de girar por unos momentos.

1

Montaña de gorilas en Ruanda y Uganda

Pocas son las experiencias que pueden compararse con la de estar agazapado frente a uno de los simios más grandes del mundo, donde se debe mantener el aliento por un momento tras la indefensión ante las que nos encontramos frente a estos magníficos y poderosos animales. La posibilidad de vivir estos momentos mágicos se debe al Parque Nacional de los Volcanes de Ruanda y el Parque Nacional impenetrable de Bwindi. Es cierto que la estadía con los gorilas sólo dura una hora, pero les aseguramos que estando frente a estos magníficos exponentes de majestuosidad, parecerá toda una vida.

2

Bután

El reino de Bután es conocido por sus habitantes como Druk Yul (Tierra del Dragón del Trueno), lugar que - según muchos - se quedó en el pasado congelado en tradiciones y arquitecturas muy particulares. Un programa de modernización emprendido desde hace ya 40 años se ha encargado de cambiar varias cosas para mejor.

Sin perjuicio de lo anterior, la cultura de Bután está gobernada por la mitología budista, religión que ha sido representada por distintos monasterios (dzongs) en la región de Bumthang. Combinado con la maravillosa geografía de Bután, los visitantes tienen distintas actividades que desarrollar, como por ejemplo el senderismo en los Himalaya al norte, visitas a los valles centrales o incluso recorrer las colinas del sur.

3

Mezquita Djenné - Mali

La mezquita de Djenné ubicada en la isla de Malí seduce a los turistas con el color del adobe que tiene su fortaleza y las vigas de madera que soportan y sobresalen por las paredes mientras brilla el sol africano. Esta tierra sin duda es cautivante para cualquiera, no por casualidad tiene la estructura de adobe más grande del mundo, algo que llama la atención si se considera que los edificios que conocemos datan de 1907, lo que convierte a esta estructura en una proeza.

Este edificio fue erigido en base a la Gran Mezquita que se encontraba en el mismo lugar en 1280, edificación que lamentablemente calló en el siglo 19.

En nuestro próximo artículo hablaremos más sobre distintos sitios maravillosos para conocer en todo el mundo.

Puntaje: 
Sin votos aún