La Catedral de Sal

Muy cerca del norte de Bogotá se encuentra un lugar que mezcla la historia, el trabajo del hombre y la naturaleza. Combinación ideal que hace que la Catedral de sal de Zipaquirá, sea una de las grandes reliquias de la modernidad.

La catedral de sal de Zipaquirá nace en 1995, siendo antes la Mina de Sal, que durante años fue una de las principales fuentes de ingresos del municipio de Zipaquirá, ubicado a 48 kilómetros de la majestuosa capital colombiana. Uno de los municipios más antiguos de Colombia remitiéndose incluso a la época anterior a la conquista.

La antigua mina de sal se convierte en una Catedral que mezcla el trabajo del hombre, al modificar la perfección de las formas creadas por la naturaleza, en un santuario católico, que cuenta en su interior con una amplia colección de arte plasmado en esculturas de sal y mármol.

Recorrido

Al comenzar el recorrido por la Catedral se encontrarán las estaciones del Vía Crucis, y es mediante una cruz de roca salina como se representa la figura de Jesús. Más adelante está un espacio ideal para el coro, siendo un área celestial para entonar canciones en honor a Dios dentro de las ceremonias religiosas, gracias a la increíble acústica dotada por la naturaleza y modificada por el trabajo del hombre.

Las Tres Naves

La Catedral está compuesta por tres naves. La primera de ella es conocida como la Nave del Nacimiento, en la que se encuentra una pila bautismal tallada en roca salina, lo que indica que los niños son bautizados con agua salmuera, con el fin de que la pila no pierda su forma. En el centro de la Catedral se encuentra la Nave Principal, más conocida como la Nave de la Vida, allí esta ubicada una de las cruces más grandes del mundo exótica y conocida por el hecho de estar tallada con piedra salada, además cuenta con una réplica de la escultura de Miguel Ángel en Mármol a la que se le denomina “la creación del hombre”. Finalmente y a la derecha, se encuentra la Nave de la Muerte, que como su nombre indica recuerda es el lugar espiritual del que venimos y al que se debe regresar al final de nuestros días, a la derecha de ésta nave está el Centro de Convenciones, que desde 1994 ha sido incorporado para la celebración de importantes acontecimientos.

El recorrido por la Catedral de sal de Zipaquirá finaliza con unos escalones de Penitencia que conducen a la galería y a la salida del lugar.

La Catedral de sal de Zipaquirá combina perfectamente la historia, el trabajo del hombre y la perfecta naturaleza. Historia al ser una mina de sal explotada por los indígenas antes de la conquista. Trabajo del Hombre, al ser modificada y reconstruida como una Catedral, aprovechando los beneficios de la historia y convirtiéndola en uno de los lugares más maravillosos de Colombia. Y Naturaleza, debido a que se aprovechan las formas y la perfección de la naturaleza para crear un recinto religioso y social de gran magnitud.

La Catedral muestra el más sincero fervor religioso, y esta tradición nace gracias al recuerdo de los mineros trabajadores, quienes antes de comenzar su trabajo se encomendaban a los santos con fe.

Puntaje: 
Sin votos aún