Funcionarios de la Administración Federal de Aviación de EE.UU. han tomado la iniciativa en la respuesta mundial a la situación en la planta de Fukushima, Japón. El gobierno dijo que todas las opciones están disponibles, incluyendo el desvío de vuelos de Japón si la crisis nuclear se agravara.

En la actualidad, una zona de exclusión aérea alrededor de la planta está previniendo la aviación civil por temor a que la contaminación se extienda.

"Si la situación empeora en Fukushima y vemos indicios creíbles de que los riesgos radiológicos para la aviación civil existen más allá de las zonas de restricción de vuelo, la FAA está dispuesta a tomar medidas de gestión del tráfico, incluyendo el desvío del tráfico aéreo", indicó un comunicado del gobierno.

La decisión comentada anteriormente se produjo tras una serie de explosiones en la planta de Fukushima, que provocaron la aparición pública del emperador japonés.

Japón enfrenta un desastre natural "sin precedentes en la escala", dijo el emperador Akihito, quien añadió que estaba "profundamente preocupado".

Vuelos

Air China ha cancelado algunos vuelos a Japón, debido a la capacidad operativa de los aeropuertos. Estas incluyen salidas de Beijing y Shangai a Tokio.

Por su parte, la compañía Lufthansa confirmó que está desviando aviones destinados a Tokio hacia Osaka y Nagoya a través de Seúl y que esto se mantendrá hasta el fin de semana.

UK Virgin Atlantic y British Airways dijeron que los vuelos a los aeropuertos de Narita y Haneda continuarán con normalidad, mientras que Air France-KLM aumentó la capacidad de sus vuelos diarios entre París y Tokio.

Alitalia y SAS también informaron que no hubo cambios en sus horarios.

Cathay Pacific, AirAsia, Malaysia Airlines, Air New Zealand, Thai Airways, American Airlines y Delta Air Lines, están operando de manera normal.

Agregar comentario