El Pozo de Thor
El Pozo de Thor
Fotocortesía de flickr.com

Dos maravillas de la naturaleza dignas de ser apreciadas:

1

El pozo de Thor

En el Cabo Perpetua, en la punta noreste del Pacífico, en Oregon, Estados Unidos, se ubica este espectáculo de la naturaleza que resulta ser tan atractivo para los turistas, fotógrafos y curiosos, como peligroso y misterioso.

Llamado por los habitantes locales La puerta del infierno o Puerta al fondo del mar o Puerta al abismo, se trata de un maravilloso y poco conocido fenómeno natural. Un cráter marino localizado en una meseta en la parte noreste del océano Pacífico, que cuando la marea sube, se nutre de tres extremos diferentes del agua emanada por las corrientes oceánicas. Agua que fluye hacia a su interior, creando un espectáculo visual tan bello como misterioso y sumamente peligroso de presenciar de cerca.

Las condiciones para que el agua fluya hacia en interior del Pozo de Thor son: Mareas altas, fuertes olas, tormentas de invierno. Lo cual hace bastante peligroso acercarse mucho para ver el fenómeno o tomar fotos.
Lo ideal es verlo desde una zona llamada Cook’s Chasm, accediendo desde la parte norte o desde la costa del cabo perpetua. La única vía de acceso al pozo propiamente cuando la marea está baja es a pie y el camino es peligroso, puesto que está lleno de filosas rocas y si bien la zona es de mucha calma, las altas olas que pueden aparecer de improviso pueden arrastrar a algún distraído. Acercarse demasiado al pozo no es para nada recomendable porque su fuerza puede succionar a los curiosos.

A unos 3 kilómetros del Pozo de Thor, al sur de Yackats, hay un local para visitantes desde donde salen pequeñas embarcaciones en búsqueda de otro espectáculo maravilloso de la naturaleza: Avistamiento de ballenas grises.

2

Pozo de Darvaza

También conocido como Cráter de Darvaza y al igual que el Pozo de Thor, La puerta del infierno, se trata de una vieja perforación de gas en el desierto de Karakum, Asia Central. Se tarta de un gran agujero de 60 metros de diámetro y 20 de profundad que arde sin pausa desde 1971 cuando mientras se realizaban obras de búsqueda de gas natural un grupo de geólogos soviéticos fue tragado por la tierra que se abrió y ardió en llamas.

Si bien el pozo de Darvaza está alejado y en una zona de difícil acceso, los visitantes y curioso que llegan al lugar para presenciar este espectáculo dantesco son muchos. El intenso calor no permite acercarse demasiado, pero por las noches la imagen del fuego reluciente se asemeja a un volcán en llamas y explica en buena medida el porque se lo bautizó como: La Puerta del Infierno.

Puntaje: 
Sin votos aún