Buzios
Buzios

Hablar de Brasil inevitablemente remite a pensar en algunas de sus más de 2 mil hermosas playas extendidas en sus mas de 7 km de litoral marítimo, a las que llegan año a año millones de turistas.

1

Búzios

Esta hermosa zona de playas de pescadores se localiza en una península, en la Región dos Lagos, en Río de Janeiro. Es una extensión de 8 km con 23 playas, algunas de las cuales cuentan con olas tranquilas y otras con fuertes vientos perfectas para la práctica de deportes acuáticos a vela. Entre las más famosas están: João Fernandes, Ferradurinha, Ferradura, Manguinhos, Rasa, Brava e Olho-de-Boi (nudista) y Tartaruga. La vida nocturna del lugar es muy atractiva, con discotecas, bares con música en vivo, tiendas, etc. La temperatura anual media oscila en los 25º. La temporada alta se extiende desde el 15 de diciembre al 15 de marzo.

2

Morro de São Paulo

Se trata de una pequeña villa localizada a 60 km de la capital del estado de Salvador de Bahía, en la isla de Tinharé. Estas playas pueden visitarse durante todo el año, pero el acceso a ellas no es por tierra, sino sólo por mar o aire. Las principales playas están numeradas del 1 al 4, siendo la última la más extensa y desembocando en Praia do Encanto.

3

Lagoa Azul

Esta paradisíaca laguna es una auténtica piscina natural que se forma entre Isla Grande y la Isla de los Macacos al bajar la marea. Sus aguas son transparentes, tranquilas y poco profundas, lo que hace que sea un lugar ideal para disfrutar en familia, con niños, practicar snorkel, apreciar los hermosos peces de colores, etc.

4

Praia de Lopes Mendes

Localizada en Ilha Grande es una de las playas más populares entre los surfistas de la costa brasilera, dadas las grandes corrientes consecuencia de la confluencia de 3 ríos. Tiene una extensión aproximada de 3 km de arenas claras y finas y aguas transparentes. Éstas últimas pese a ser poco profundas, son bastante peligrosas para el baño por las corrientes mencionadas.

5

Baia de Castelhanos

Localizada en Ilhabela, en el estado de San Pablo, es la más extensa de la isla con 1 km de extensión. En ella desembocan dos ríos, uno a cada extremo de la playa. Es ideal para practicar surf y estar en contacto directo con la naturaleza. El escenario natural está conformado por unas pocas casitas de pescadores y un bar en la playa. El único acceso por vía terrestre es el camino de 22 km que cruza el Parque Estadual en el centro de la isla de oeste a este y por vía marítima llegar lleva, aproximadamente, 1 hora.

Seguir leyendo…

Puntaje: 
Sin votos aún