Cañón Santa Elena, Texas
Cañón Santa Elena, Texas

El único estado del país más poderoso del mundo que cuenta con tres ciudades de más de un millón de habitantes (San Antonio, Houston y Dallas) es territorio de cowboys, ranchos y rodeos, pero también de excelentes playas, historia de las misiones, campos de golf, agreste naturaleza, zonas de vanguardia y ocio a raudales. Este estado fronterizo con México, al sur del país, presume de una geografía que fue propiedad de varios países (España, Francia o México) y que en la actualidad cuenta con el segundo Producto Interior Bruto de USA. Merece la pena escaparse hasta aquí y descubrir todas sus maravillas.

Su capital es Austin, aunque la ciudad con más población es Houston. Esta gran urbe ofrece infinidad de opciones de entretenimiento, además de encontrarse cerca del centro espacial Johnson Space Center de NASA. Dallas, la ciudad más grande en los Estados Unidos sin conexión al mar, es conocida porque en la calle Elm fue asesinado el presidente del país John Fitzerald Kennedy en 1963 mientras paseaba por la plaza Dealey. Por su parte, la urbe de San Antonio es popular por su pasado de misiones españolas, la zona del Álamo, la Torre de las Américas, el River Walk, el SeaWorld (parque temático de vida marina) y el Six Flags Fiesta Texas (el parque temático de más extensión de toda Norteamérica). En las tres principales ciudades texanas el visitante también puede disfrutar de algún encuentro deportivo de las grandes ligas de baloncesto, béisbol, hockey sobre hielo o fútbol americano.

Como capital mundial del rodeo, Texas tiene un sinfín de lugares donde el turista podrá disfrutar de la visita y estancia en los miles de ranchos que se diseminan por todas sus esquinas campestres: zonas de El Paso, Big Bend, Costa del Golfo, Las Colinas, Panhandle, Piney Woods... En ellos se ofrece alojamiento y la posibilidad de emular a los granjeros más rudos y auténticos.

Texas cuenta, además, con más de 1.000 kilómetros de costa y casi 700.000 kilómetros cuadrados de tierra. Las posibilidades de explorar el campo abierto o relajarse en la playa son inmensas. Para empezar, la zona de Big Bend es un lugar de asombro, con un pasado colorido y vastos espacios, largas y solitarias carreteras, pero también de alojamientos de lujo. El Paso, la ciudad más grande de la región, es culturalmente diversa y un lugar apropiado para comprar auténticas botas artesanas de vaquero. El visitante puede explorar el parque histórico Hueco Tanks State Historical Park y el sendero de antiguas misiones Old Missions Trail.

En la Costa del Golfo, el viajero tiene la opción de hospedarse en un hotel lujoso, husmear por un puesto barato en la playa o contemplar el Golfo de México. La región de las colinas resulta conocida por sus vinos y bodegas, haciendas para recrearse y bellos paisajes. Austin, la capital de Texas, alberga 200 sedes de música en directo y posee la mayor colonia urbana de murciélagos del país. Desde el lago Inks hasta la zona de Lost Maples, tras pasar por Enchanted Rock, sobresalen las atracciones naturales.

Mientras, los 26 condados más septentrionales de Texas constituyen la región de las Llanuras del Panhandle, que acogen cerca de 1.500 pictografías en Paint Rock y del Palo Duro Canyon, de 244 metros de profundidad. Para auténticos exploradores, con sus cuatro bosques nacionales y 17 parques estatales, Piney Woods promete exploración y excursiones personalizadas en Woodlands, el pintoresco jardín de azaleas en Nacogdoches y el Cherokee Trace Drive-Through Safari, en Jacksonville. Por último, las Llanuras del Sur de Texas se erigen como el hogar de unas 500 especies de aves y 300 tipos de mariposas en el Valle del Río Grande o el Paseo del Río en San Antonio.

Puntaje: 
Sin votos aún