Museo Guggenheim
Museo Guggenheim

El mundo está plagado de milagros constante, pues no podemos considerar otra cosa a la vida misma que se observa en cada rincón del planeta. Sin embargo, no sólo la naturaleza nos ofrece espectáculos dignos de alabar, sino también ingenieros que con el paso del tiempo han dejado su huella en la historia. Acompáñenos en la aventura de conocer las obras de la ingeniería que han pasado de ser hermosas a geniales.

Si quieren ver el comienzo de la lista que hemos preparado, pueden hacerlo revisando nuestro artículo “10 obras geniales de ingeniería en el mundo”.

4

Museo Guggenheim, Bilbao – España

¿Es un barco, flor o quizá un pescado? Hasta la fecha nadie puede entender bien la genialidad de Frank Gehry, y es que de una u otra forma se las arreglaba para hacer de cada una de sus obras una genialidad. Son diferentes las formas en que podemos llamar a estas obras, para algunos se trata de “deconstructivismo”, mientras que en palabras del propio rey Juan Carlos es la mejor construcción hecha en el siglo 20.

El fluído de sus líneas orgánicas requieren de un innovador programa tridimensional de ordenador para ser capaz de cortar de forma exacta las 60 toneladas de titanio que se requirieron para la curva de vidrio sin problemas en la caparazón de piedra caliza. En este hermoso museo, inaugurado en el año 1997, se guardan algunas de las más hermosas obras de arte hechas por hombres de renombre como Warthol, Rothko y Koons.

5

La Gran Muralla China

En palabras del propio Genghis Khan “la fortaleza de una muralla depende del coraje de quienes la defienden”, aunque a ello habría que agregar “sí, pero el tamaño de la muralla ayuda bastante”. La Muralla China original fue construida en el siglo tercero por la dinastía Qin, quien gracias a cientos de miles de trabajadores trabajó cerca de 180 millones de metros cúbicos de rocas y lodo.

El esfuerzo hecho más tarde por la dinastía Ming (siglos 14 y 17) fue agregar 60 millones de metros cuadrados de piedra y ladrillo. La construcción de esta impresionante obra demoró cerca de 2.000 años, costo muchísimas vidas y tiene una extensión cercana a los 6.500 kilómetros. Aunque esta no es una de aquellas maravillas que puede observarse desde la luna, estar frente a ella sin lugar a dudas impresiona.

6

Viaducto de Milán - Francia

El viaducto de Sir Norman Foster es un ejemplo de lo práctico, aunque al mismo tiempo también llega a ser una obra hermosa y delicada donde se uso 206 mil toneladas de hormigón y 36 mil cubiertas de acero.

El reto en este caso fue construir un puente que fuera capaz de atravesar el “Gorges du Tarn” al sur de Francia y se consiguió, aunque no sin antes batir algunos récords con la tecnología que se contaba en aquel entonces. Aquí se incluyeron las torres de alta tensión más grandes del mundo, los mástiles más grandes y fue la carretera cubierta más grande también.

En nuestro próximo artículo hablaremos sobre algunas otras obras como son el Lalibela en Etiopía, la Rueda de Falkirk en Escocia y Yaxchilán en Yucatán, México.

Puntaje: 
Sin votos aún