Manchester
Foto cortesía de pynomoscato - Flickr.com

Manchester es, sin duda, una de las ciudades más modernas de Inglaterra, todo un obsequio para los amantes de la música, el arte, las compras y el deporte rey, el fútbol. Doscientos años después de que sus gentes y fábricas lideraran la Revolución Industrial, la tercera urbe más visitada del Reino Unido ha resucitado algunos distritos olvidados y se ha convertido en un destino ideal para un turismo cada vez más creciente.

Los museos de Manchester son espectaculares, desde los que celebran el pasado hasta los que muestran las últimas corrientes artísticas. Uno de ellos es el Museo de Ciencia e Industria, que recrea la Revolución Industrial con máquinas de vapor, fábricas y exposiciones. Por su parte, los Salford Quays son la respuesta local a los famosos Docklands de Londres, un complejo de ocio que incluye teatros, tiendas, bares y restaurantes.

Resulta recomendable de visitar el ayuntamiento, un precioso edificio gótico que domina Albert Square, el punto neurálgico de Manchester. Está coronado por una torre de 85 metros de altura. Enfrente se sitúa la Biblioteca Central, inspirada en el Panteón de Roma. Los amantes del balompié pueden acercarse hasta el museo del estadio del Manchester United, Old Trafford, y recorrer sus entrañas repletas de trofeos.

Algunos de los turistas que visitan Manchester recomiendan acudir al Night & Day Café, un local donde se celebran los mejores conciertos íntimos de la ciudad. La urbe es sinónimo de cultura musical que aparece en cualquier esquina: de aquí han surgido grupos como Oasis, The Smiths, Happy Mondays o The Chemical Brothers. En el sur de Manchester vale la pena ir hasta Lyme Park, una bella casa señorial donde se filmaron escenas de la adaptación televisiva de Orgullo y Prejuicio. Y para quienes disfrutan de las compras, nada mejor que desplazarse hasta Afflecks, un centro comercial con cuatro plantas llenas de outlets.

Con un precio económico y la posibilidad de alojarse en el centro de la ciudad aparece el Hotel International, un edificio victoriano con baños compartidos. Menos tradicional, pero también barato es el bed & breakfast The Ox, con un gastropub en la planta baja. El Castlefield Hotel es un antiguo almacén reconvertido. Tiene gimnasio y piscina gratuitos. Normalmente, cuando el Manchester United juega en casa, los hoteles se quedan sin habitaciones disponibles, por lo que resuleta conveniente reservar con antelación.

Puntaje: 
Sin votos aún